Secciones   /   Cultura

‘Sacachún’, a la pantalla grande en los EDOC

MAY, 15, 2019 |

COMUNIDAD. El filme se completó en ocho años. (Foto: fotograma del tráiler).

“Sacachún, Sacachún pueblo chiquito, con su calle principal”. La voz de María Quimi y la melodía de los instrumentos de Sergio González ambientan las imágenes de la vida en Sacachún. Justin juega solo, como todos los días porque es el único niño del pueblo, y crece rodeado de adultos que no olvidan a San Biritute. 

Esta historia, que para Gabriel Páez empezó el día que escuchó de un pueblito cercano a Santa Elena en el que adoraban a una escultura en forma de falo, se ha transformado, ocho años después, en un “ensayo sobre la vejez, el miedo a la muerte” y, principalmente, sobre la fe. El largometraje con el que el director ecuatoriano y su esposa, la productora Isabel Rodas, debutan en el Festival Internacional de Cine Documental ‘Encuentros del Otro Cine’ (EDOC) se estrena hoy en Quito, en la sala Alfredo Pareja Diezcanseco, de la Casa de la Cultura, a las 19:00. 

El cineasta de 39 años ha presentado anteriormente dos películas, que se rodaron en el proyecto ‘Encuentros con el cine’ y que fueron construidas de forma colectiva. Asegura que explorar el largometraje documental ha sido toda una escuela.  Asimisimo, explica que en ‘Sacachún’ hay mucha experimentación en la narrativa y la estética. “Fue la búsqueda de la mirada que nos volviera invisibles, para que el pueblo se muestre natural”. 

El retorno de San Biritute y con él la llegada de las lluvias marca un antes y un después en el pueblo, y se vuelve otro factor en la película que intenta ser un espejo que dice que, entre tantas malas noticias, aún queda esperanza. 
 

Ocho años después, ¿ahora crees en los milagros? 
(Páez se ríe con optimismo) No creo, estoy seguro. Ha sido una experiencia muy mágica. Pasaron muchas cosas que no estaban planificadas. San Biritute regresó el día que Isabel y yo nos casamos, después de muchas veces que se había cambiado la fecha. Hay muchas otras que hacen que se haya vuelto un género que va más allá del documental y se acerca más a la realidad mágica que abraza mucho a nuestros pueblos. (PCV)