Instituciones viejas

JUN, 12, 2019 | 00:05 - Por Pablo Escandón Montenegro

Pablo Escandón Montenegro

Son viejas, caducas, desfasadas, obsoletas, sin proyección de futuro. No necesitan lo que las nuevas: darse a conocer con ‘marketing’ y publicidad, o estar en los medios sociales. Cuando se habla de ese giro de negocio o de servicio, la tradición muestra que siempre la gente recurrirá a ellas, por tradición.

Nada más conservador, más acomodado y nada más que pretextos para no aceptar que los tiempos cambiaron, que la sociedad requiere otras formas de ver, pensar, consumir y hasta de instruirse.

Y es que las instituciones, por más que tengan presencia en espacios digitales, siguen con sus prácticas corporativas de feudo, premodernas y preindustriales, en donde piensan que ser familiar es mantener la estructura tradicional del padre que manda y nadie puede refutar.

Las empresas y organizaciones no son las mismas de la década de los 80 o 90. La velocidad ha apabullado a quienes no saben mantener un ritmo de renovación de pensamiento y prácticas. Se puede cambiar la fachada, pero si se sigue pensando y haciendo lo mismo de hace 30 años, huele a naftalina. No son de este tiempo, sino postales del recuerdo.

Para ser una organización actual, hay que rentabilizar la tradición, pero no quedarse en ella. Quien basa su crecimiento institucional solo en lo tradicional, es como el abuelo que cuenta las proezas de su juventud, atado al suero y en silla de ruedas. Las familias son así: no crecen ni se renuevan porque “papacito” o “mamacita” no dan la venia para que se cambie algo, porque así siempre ha sido.

Basta con ver los programas de concursos de música y constatar que las interpretaciones nunca son propuestas frescas, sino las mismas que sonaban en los 70 u 80: viaje al pasado en temas, arreglos y composiciones. Nuestras instituciones no son “retro ni vintage”; son caducas, con olor a naftalina.


pescandon@gmail.com


 

COMENTA CON EL AUTOR

pescandon@gmail.com @pabloescand

Más Noticias De Opinión

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS