Los visitantes inesperados

JUN, 12, 2019 | 00:10 - Por DANIEL MARQUEZ SOAREZ

Daniel Marquez Soares

Leer las predicciones y conjeturas que escribíamos tras las elecciones de 2017 resulta un divertido ejercicio de humildad. Diferentes escenarios catastróficos aparecían en el menú. Nadie, sin embargo, fue capaz de imaginar lo que sucedería: el presidente Lenín Moreno sufriría una súbita crisis de conciencia (resultó que nunca supo nada); la clase rectora ecuatoriana lo recibirían con fraterno abrazo; la opinión pública perdonaría con asombrosa facilidad a los rentistas y funcionarios conversos del regimen anterior; y el expresidente Correa y su séquito aceptarían el exilio, la cárcel, la censura y la intrascendencia con una docilidad impensable. 

Siempre es así. Nos vemos obligados a echar a la basura nuestros modelos y máximas ante al surgimiento de un factor inesperado que suele ser el que termina definiéndolo todo. Justo ahora, nos vemos obligados a lidiar con algo inimaginable años atrás: la llegada de cada vez más ciudadanos venezolanos. 

Todo se salió del guion. El modelo de Chávez, se suponía, conduciría a una autocracia medianamente próspera, como la de Putin o la de Erodgan, o, por último, a una ordenada prisión, como Cuba o Corea del Norte, cuyos berrinches repercutirían en las altas esferas diplomáticas y en las páginas internacionales de la prensa sofisticada. Nadie imaginó que los chavistas serían capaces de colapsar hasta la producción de alimentos y que millones de personas de un pueblo con un secular historial de levantamientos y revoluciones optarían por irse en lugar de pelear. 

Tampoco encaja en el guión teórico de la economía. Ante una balanza comercial negativa y miedo a la deflación, se suma esta nueva fuente de salida de divisas; ante una amarga discusión alrededor de reformas laborales, llega abundante mano de obra barata e informal. Pero, al mismo tiempo, quizás esta masiva inyección de capital humano, permita, finalmente,  mejorar la productividad y competitivad del país; o quizás lleguen abundantes créditos y ayuda para ayudar a sobrellevar semejante crisis humanitaria. ¿Qué pasará? Nadie sabe. Pero al menos podemos consolarnos pensando en cuántas cosas inimaginables aún nos aguardan en el futuro. 


dmarquez@lahora.com.ec


 

COMENTA CON EL AUTOR

dmarquez@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS