‘Arroz Verde II’

JUN, 13, 2019 | 00:10 - Por Rodrigo Contero Peñafiel

Rodrigo Contero Peñafiel

Con indignación los ecuatorianos recibimos a través de los distintos medios de comunicación y redes sociales una nueva denuncia sobre presuntos graves ilícitos, que habrían perpetrado altos funcionarios públicos y exservidores gubernamentales; se dice que personas jurídicas, nacionales e internacionales, habrían aportado ingentes sumas de dinero para alcanzar beneficios u ocupar cargos en el Gobierno de turno. Estos “aportes voluntarios” a favor del partido Alianza País habrían alcanzado la suma de $7´720,000.

Es urgente la intervención de la Fiscalía General del Estado y la Corte Nacional de Justicia, con absoluta honradez y “sin favor ni temor”. Esta nueva denuncia alcanza al primer mandatario, quien por los medios de comunicación social aclara no haber sabido ni consentido tales aportes para su campaña presidencial; aspecto que ha sido públicamente reconocido por uno de los periodistas investigadores. Este tema resulta por demás delicado, más, si tenemos presente que, por similares inculpaciones, cayeron y están presos o prófugos otros exmandatarios de la región.

Entre los “personajes” cuestionados e involucrados aparecen representantes de empresas nacionales y extranjeras que aspiraban a contratos con el Estado, prefecturas, la Senain, así como los dineros destinados a Manabí como ayuda por el terremoto, lo que significaría violar las leyes para gastar en campañas electorales. Este entramado, manejado por “líderes” sin escrúpulos ponen al país en la inseguridad jurídica donde las leyes y reglamentos se interpretan y aplican a favor de los más “listos”.

La denuncia alcanza a altos funcionarios del Gobierno; a uno le han ofrecido un Ministerio y a otro el área de Telecomunicaciones. Este nuevo escándalo de corrupción involucra al anterior Prefecto de Pichincha y a la posesionada recientemente, con escasos días en el cargo. ¡Qué tipo de actividades practican!, en lugar de dedicarse a solucionar las graves deficiencias de la provincia y su población. La Asamblea Nacional dice que investigará la denuncia, existen más dudas que certezas, el último papelón en el supuesto juicio a la excanciller nos releva de opinar.


rcontero@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

rcontero@gmail.com

Más Noticias De Opinión

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS