Explotó la ‘bomba de tiempo’

JUN, 13, 2019 | 00:15 - Por La Hora Diario

Desde hace mucho tiempo, quizás demasiado, se dice que el sistema carcelario nuestro era una “bomba” por estallar. El Gobierno decidió, mediante un decreto, la intervención de la Policía y las  Fuerzas Armadas para desactivarla. Sin embargo, con los sucesos de esta semana la “bomba” le ha explotado en las narices, y sus consecuencias afectan a toda la sociedad.

Asesinatos, balaceras, narcotráfico, revueltas y captura de policías como rehenes son algunas de las pinceladas que dan forma a esta nueva etapa de la añeja crisis de las penitenciarías. No basta con organizar dispositivos de seguridad fuera de los muros de las prisiones, ni con requisar armas de todo tipo y drogas en las celdas o cambiar de sitio a los presos. Tampoco con sustituir funcionarios.

Los hechos apuntan a que las medidas adoptadas son insuficientes. Frente a la supuesta brillantez u opacidad  de los análisis se echa de menos la síntesis de lo sucedido. No basta con parches y discursos, hay que reformar el sistema desde las raíces. Construir nuevos penales o incrementar el número de guías penitenciarios no es la fórmula para resolver el problema. Atenuar las sentencias mucho menos. 

La regeneración y la rehabilitación exigen recursos, cuidadosa planificación y una política de Estado. Cualesquiera que sean los errores y aciertos, hay que ir al examen sereno de los contextos económicos y sociales que reflejan las revueltas intracarcelarias. Quizás sea oportuno procurar alguna experticia foránea. Pero el fenómeno, no nos engañemos,  se engendra fuera de los muros de las prisiones. Por ahí es por donde hay que empezar.


Hay que unirse, no para estar juntos, sino para hacer algo juntos”. Juan Donoso Cortés Ensayista español (1809-1853)

Para el que cree no es necesaria ninguna explicación: para el que no cree toda 
explicación sobra”. Franz Werfel Novelista Austriaco 1890-1945).

COMENTA CON EL AUTOR

info@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS