Amores perros

JUN, 17, 2019 | 00:02 - Por Víctor Cabezas

Víctor Cabezas

Acto uno: Jorge Yunda presenta a la protección animal como eje de campaña. Acto dos: el flamante alcalde llega al Palacio Municipal con ‘Zeus’, su mascota. Acto tres: anuncia que el Municipio será ‘pet friendly’. Acto cuatro: el Alcalde empieza a regalar perros a las instituciones municipales y, finalmente, en un evento público entrega un cachorro a Richard Carapaz. 

La intención del Alcalde de imponer una política de respeto y protección a los animales en Quito es un acierto. Hacer que los espacios públicos propicien una convivencia armónica con los animales, también es positivo porque de la coexistencia nace el respeto. 

Por supuesto, esa inclusión debe seguir un protocolo que, de un lado, garantice que las mascotas no entorpezcan los ya deficientes servicios municipales y, de otro lado, asegure que los perros tengan condiciones de vida adecuadas. 

Todo eso está, al menos por el momento, bien. Lo que en realidad me preocupa es que el Alcalde utilice a los animales como estrategia de ‘marketing’ para catapultar su imagen y así termine cosificándolos. Los animales no se regalan. 

No es solo un acto irrespetuoso con la vida del cachorro que, cual canasta de navidad, pasa de mano en mano con una sonrisa de por medio. También es irrespetuoso con el receptor, pues se prescinde de su voluntad para asumir la responsabilidad que implica adoptar un animal. 

El alcalde Yunda ha dicho que ama a los animales. Pues el primer paso para amar de verdad es respetar y el respeto pasa por ver al otro en un plano de igualdad. Espero que la estrategia publicitaria que hasta ahora han protagonizado las mascotas en el municipio no se extienda más. Y si se extiende, que lo haga con respeto. 


vdcabezas@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

vdcabezas@gmail.com

Más Noticias De Opinión

Principio y temario para un diálogo

00:15 | | La palabra diálogo está en boga en el ambiente político nacional y se entiende como la única fórmula de encontrar caminos para la solución de los problemas que nos aquejan como sociedad.

Paz

00:10 | | En 1998, dos líderes del Medio Oriente firmaron un acuerdo de paz. Arafat y Netanyahu vieron en el cese de hostilidades la mejor forma de progreso para sus pueblos. Son ya 21 años y aún no existe paz en esos territorios.

El FMI nunca debió haber existido

00:05 | | Hace unos días se produjo  la asamblea del FMI y el BM. Dieron a conocer el informe sobre las ‘Perspectivas Económicas Mundiales’, ajustando a la baja la tasa de crecimiento global dejándola en 3% para 2019 y 3,4% para 2020 y, por cierto, nunca aciertan.