Secciones   /   Curioso

Los amish se resisten a la modernidad, viven en el siglo XIX

JUL, 06, 2019 |

TRABAJO. Los amish se ganan la vida mediante la agricultura y la artesanía.

En países desarrollados como Estados Unidos y Canadá, hay alrededor de 330 mil personas creyentes que no se adhieren al estilo de vida tradicional. Rechazan todos los logros de la civilización y se comportan como si estuvieran viviendo en los siglos XVIII o XIX. Se llaman los ‘amish’, usan ropa pasada de moda, montan en carros tirados por caballos, trabajan la tierra con un arado y no usan electricidad en absoluto. Genial.guru te cuenta a continuación más detalles sobre su día a día.
 

Los inicios 
En 1693, los seguidores del predicador anabaptista Jacob Ammann, quien abogaba por una interpretación literal de la Biblia, comenzaron a llamarse los amish. A principios del siglo XVIII, debido al hostigamiento de las autoridades europeas, emigraron al norte y al este de Estados Unidos, así como a Canadá. Una vez en América, los representantes de este movimiento no pudieron mantener su unidad y se dividieron en dos grupos: los seguidores de la Antigua Orden (la mayoría de ellos) y los partidarios de la Nueva Orden. Estas comunidades viven según su sistema de Ordnung (conjunto estricto de reglas y tradiciones, en español ordenanza o reglamento), que afectan a la mayoría de los aspectos de la vida diaria. 

Los amish (los anabaptistas) hablan el dialecto conocido como ‘deitsch’ (o alemán de Pensilvania). Casi todos provienen de 200 fundadores ancestros, y como solo forman familias con representantes de su propio círculo, el nivel de algunas enfermedades hereditarias es bastante alto entre ellos. Sin embargo, el estado de la salud de los amish es dos veces mejor que el de cualquier estadounidense, por sus dietas naturales. Además, tienen la incidencia general de cáncer más baja en EE.UU.

Es uno de los grupos de más rápido crecimiento en el mundo. En promedio, sus familias tienen siete hijos. No aceptan la asistencia social del Estado y otras organizaciones externas. 


Estudian solo hasta octavo grado
Los amish se apoyan entre ellos y están dispuestos a ayudar en cualquier momento y asunto a sus compañeros. Por ejemplo, si una familia joven necesita una casa nueva, docenas o incluso cientos de hombres montan una vivienda de madera enorme en uno o dos días. 

Los niños van a las escuelas edificadas por la comunidad. Estudian solo hasta el octavo grado y después no aspiran a obtener una educación superior. Durante sus estudios, solo reciben el conocimiento que puede ser útil en las granjas: los anabaptistas creen que tal base es suficiente para la vida adulta. 

Los niños obedecen estrictamente a sus padres, no se atreven a contradecirlos, hacer muecas, enojarse y decir ‘palabrotas’. De lo contrario, se aplica el castigo corporal. La desobediencia juvenil entre los anabaptistas es poco frecuente.
 

Más detalles
Cuando un adolescente cumple 16 años, llega el periodo de ‘rumspringa’: se le permite ver el mundo y compararlo con lo que le enseñaron en su familia. Durante varios años pueden hacer lo que quieran, ya que la comunidad se encargará de pagar sus gastos. Pero luego, el amish debe decidir si permanece en el mundo civilizado o si regresa a la comunidad. Si se niega a regresar a la familia, todos se alejarán de él para siempre, incluidos sus padres y hermanos. La mayoría decide quedarse en la comunidad. 

Antes de la boda, la pareja no tiene relaciones íntimas. Los jóvenes pueden dormir en la misma cama, pero estarán separados por una tabla o mantas especiales. En algunos casos, la madre de la novia puede coserle un saco de lona, en el que la chica debe dormir durante un mes. Tú, ¿podrías renunciar a todos los beneficios de la civilización y vivir como como si fuera el siglo XIX? (PT)

Más detalles
° Los amish se ganan la vida mediante la agricultura y la artesanía. Dado que no usan antibióticos, pesticidas, productos químicos y otros aditivos, las verduras, las frutas y los productos ganaderos que producen son muy valorados entre los amantes de la dieta saludable. El precio de estos alimentos es bastante elevado, y solo los estadounidenses ricos pueden permitirse el lujo de comprarlos. Su pastelería es considerada la más deliciosa de Estados Unidos, ya que está hecha solo de ingredientes naturales. Es por eso que entre los amish hay muchas personas ricas, incluso para los estándares estadounidenses. 

También son excelentes carpinteros, hacen muebles de madera de gran calidad, que luego venden a precios altos. 

En sus escasos ratos de relax, se dedican a juegos al aire libre, patinaje, paseos en botes, o se bañan en el océano, sin quitarse la ropa.