Secciones   /   Planeta

Contaminación: La lucha contra el uso de plástico aún es insuficiente en el mundo

JUL, 07, 2019 |

8.300 millones de toneladas métricas de plástico se han generado desde que inició su producción.

EFE

Europa lidera las iniciativas legales contra las fundas de plástico de un solo uso, un material que contribuye al vertido anual de unos 8 millones de toneladas de residuo contaminante al océano, aunque el 95% de esos desperdicios procede de Asia y África.


Ante la celebración, el 3 de julio, del Día Mundial Libre de Bolsas de Plástico, un informe elaborado por varias universidades norteamericanas y publicado recientemente por la revista Science Advances, certifica que la humanidad ha generado unos 8.300 millones de toneladas métricas de plástico desde que comenzó su producción, distribución y venta a gran escala a mediados del siglo XX.


Menos del 10% de esa cantidad ha sido reciclada: la mayor parte (un 79%) terminó en vertederos o directamente en el entorno natural, y el resto incinerada.


En los últimos años, la UE ha lanzado campañas de concienciación junto con normativas legales para afrontar este problema y en 2015 aprobó una directiva, ya en vigor, cuyo objetivo es que cada europeo utilice anualmente 40 fundas de un solo uso en 2025.


Desde mayo de 2018, además, los países comunitarios tienen la obligación de informar sobre su consumo anual.


La aplicación de esta directiva ha sido escalonada incluso en Bélgica, sede principal de las autoridades europeas, ya que Bruselas la aplica desde diciembre de 2017, pero Valonia lo hizo un año antes y Flandes, un año después.


En Alemania, la disciplina ha dado sus frutos y, si en 2015 cada ciudadano usaba 45 bolsas de media, en 2018 la cifra bajó a 24, según la Central Federal de Consumidores.


Pero la ley no afecta a las fundas más delgadas, como las usadas para pesar frutas y verduras: en 2018 los alemanes usaron 37 de este tipo por persona.


Esta diferencia perjudica a toda Europa, salvo excepciones como Francia que prohibió las bolsas de plástico en julio de 2016 y las de frutas y verduras no fabricadas con material compostable en enero de 2017.


En España, cerca del 20% de las 180 bolsas consumidas por ciudadano al año, termina como residuo y por ello las organizaciones ecologistas han pedido más dureza en la aplicación de la ley, un año después de su entrada en vigor.

Paso a paso


Las estadísticas son peores en países de Europa central y del este como Polonia, donde la media es de 300 bolsas al año y, aún así, ha mejorado respecto a las 500 de hace 10 años.


Grecia es otro caso: en 2017 consumía casi el doble que el promedio europeo de 269 por año y persona, aunque la entrada en vigor de una ecotasa en enero del año pasado ha reducido en un 85% su uso, de acuerdo con la Agencia Helena de Reciclaje.


Esta medida, vinculada a la oferta alternativa de fundas de papel o lona, ha sido también efectiva en Portugal, con una reducción del 50%.


En África y Asia está lo peor


En realidad, el mayor problema no radica en Europa, como demuestra el estudio del Helmholtz Centre for Environmental Research de Leipzig (Alemania), que señala a África y, sobre todo, Asia como origen de hasta el 95% de desechos plásticos más frecuentes: el polipropileno y el polietileno de alta y baja densidad.


Los ríos que vierten más desperdicios al océano son Níger y Nilo en África y Yangtze, Xi, Dong, Zhujiang, Ganges, Brantas, Solo, Serayu, Progo y Citarum -éste último río de Indonesia tiene el dudoso honor de ser el más contaminado del mundo- en Asia.


Pese a ello, cada vez más países africanos aplican regulaciones para prohibir o restringir el uso de bolsas de plásticos y en la actualidad son 34, según el Programa de la ONU para el Medio Ambiente. El último en sumarse, el pasado 1 de junio, fue Tanzania, que prohíbe y multa por su importación, fabricación, comercialización y almacenamiento.


En Asia la situación es más complicada y, aunque no faltan iniciativas en China e India, los dos países más poblados del mundo, el esfuerzo parece insuficiente. En China, las bolsas de plástico dejaron de ser gratuitas en 2008, lo que según el Gobierno de Pekín, ha permitido reducir el consumo, hasta 2013, en unos 67.000 millones de unidades.
 

PREFERENCIA. Existen alternativas en vez del plástico, por ejemplo las bolsas de tela, las cuales pueden usarse de forma permanente. (Foto: EFE)

En América


°   En este continente, varios países se han sumado a la ola de concienciación, como Colombia, que aplica un impuesto al uso de fundas desde julio de 2017, gracias a lo cual en diciembre de 2018 el consumo se habría reducido un 53% respecto a la media anual.


Estados Unidos posee una regulación flexible que depende de normativas estatales e incluso locales.


California fue el primer estado que prohibió las bolsas desechables en agosto de 2014 y luego siguieron estados como el de Nueva York o el de Hawái, y ciudades como Washington, Boston, Chicago o Seattle. 

Más Noticias De Planeta

Se extingue el bosque del Chocó en Ecuador

Jueves, 11 de julio de 2019 | | Según informes, es han perdido, en total, 1,8 millones de hectáreas y solo queda el 39% del bosque original.

La Balsa de los Sapos, el centro ecuatoriano que estudia 70 tipos de ranas

Jueves, 11 de julio de 2019 | | La idea de esta iniciativa es, por un lado, cumplir un rol de conservación para especies que están en peligro de extinción, pero también nos interesa muchísimo el tema de investigación.

Universidades del mundo declaran emergencia climática

Jueves, 11 de julio de 2019 | | Organizaciones que representan a más de 7.000 universidades en los seis continentes declararon una emergencia climática y acordaron un plan para abordar la crisis y convertirse en carbono neutrales en 2030.