Secciones   /   Farándula

Mateo Kingman y Gustavo Santaolalla, en una sola voz

JUL, 07, 2019 |

EXPERIENCIA. Fue un sueño para Kingman grabar con Santaolalla. (Foto: Alejandra Palacios)

El ecuatoriano contó con la colaboración del dos veces ganador del Óscar para el sencillo ‘Último aliento’. 
 

Que mi espíritu, se entregue / sea mi sangre, quien riegue las tierras / que mi cuerpo se haga estrellas / que sea haga luz, en la niebla”. Estas palabras, convertidas en poesía, son el coro de ‘Último aliento’, interpretado en las voces del ecuatoriano Mateo Kingman y el argentino Gustavo Santaolalla (ganador de dos premios Óscar, a Mejor banda sonora).


Conocí a Gustavo en México. Él había conectado con mi primer álbum y cruzamos, cortas, pero poderosas palabras… siento que quedamos conectados energética y musicalmente…. Le envié el tema y terminamos cantándolo y tocándolo juntos. Se siente como un sueño que este maestro de la música sea ahora un hermano y tripulante de esta nave”, dijo Kingman, quien compuso la canción en un momento duro de su vida: mientras su abuelo, Nicolás Kingman -quien trabajó en este medio-, se desvanecía.  El tema, producido conjuntamente con el quiteño Ivis Flies, forma parte de su segundo álbum, ‘Astro’, que será lanzado el 26 de este mes. 


 ‘Último aliento’ busca “expresar el paso de una vida a otra, la muerte y el nacimiento”, por lo que “se puede interpretar de distintas formas”.  

Uno solo


La canción y el video “son dos espíritus que tienen que complementarse entre sí”, dijo Kingman y ¡vaya que lo consiguió!


La filmación se realizó en Buenos Aires. Fue una coproducción entre Ecuador y Argentina, donde participaron los ecuatorianos Ana Barragán (dirección) y Simón Brauer (dirección de foto). 


El video es en blanco y negro, para buscar esa armonía, con un tiempo estático que unen dos edades. “Al final, las polillas, la risa, el agua, la concha y estos dos hombres que se encuentran en una canción que traspasa el alma”, dijo la directora, en un comunicado de prensa. 

Recorrido


Desde pequeño, Kingman descubrió su pasión por la música. Inició con la batería, pero luego se fue conectando más con la composición. A los 19 años empezó a escribir, basándose en experiencias personales: “Mi inspiración nace de la necesidad de contar historias”. 


Mateo mezcla letras profundas y esenciales con una producción vanguardista ecléctica, que explora con sintetizadores, beats y melodías de raíz.


Ha estado presente en más de 50 shows de renombre a escala internacional, como Vive Latino (México), Estéreo Picnic (Colombia), Contrapedal (Brasil), Amsterdam Dance Event (Holanda),entre otros. (DLH)
 

"La música es un oficio interminable y yo soy un puente que se deja habitar de ella”. 

Mateo Kingman,
cantautor.