Sacha inchi, planta ancestral con propiedades medicinales

JUL, 14, 2019 |

Producción. Los principales componentes del sacha inchi son las proteínas, los aminoácidos, los ácidos grasos esenciales, los omegas 3, 6, 9, y la vitamina E.

Redacción TUNGURAHUA

El sacha inchi o ticazo es una planta originaria de la Amazonía que puede llegar a medir hasta dos metros de altura. Tiene abundantes hojas y ramas, pequeñas flores blancas y un fruto verde. 

Esta especie fue cultivada por indígenas durante varios siglos, se adapta en climas cálidos o medios, siempre y cuando haya disponibilidad permanente de agua; crece mejor en los suelos húmedos y planos cerca de los ríos.

“Nosotros sabemos que el aceite es muy bueno para poder activar el cerebro, por lo que según los expertos, el de esta planta debería ser consumido por los niños y las mujeres embarazadas para que puedan hacer funcionar mejor su mente”, afirmó Ángela Cerda, quien desde niña aprendió de sus padres cómo aprovechar este producto.

Ella tiene una chacra ubicada en Alto Tena, ahí cuenta con un sembrío de ticazo. Explica que han recibido capacitaciones para rescatar este producto, que señala tienen interesantes beneficios: las semillas son una fuente rica en fibra y omega, y puede consumirse en aceite, en grano o en forma de harina.

Dolores Yumbo, habitante de Tena, es madre de siete niños, cuenta que el sacha inchi regula los niveles de azúcar en la sangre y la presión sanguínea, disminuye el colesterol y los triglicéridos, aporta a la mejora de la circulación sanguínea y reduce los problemas hormonales de las mujeres y los síntomas de la menopausia.

“Los padres y abuelos siempre dijeron que dentro de nuestras huertas teníamos una ‘botica’ al alcance. Eso es algo que queremos rescatar con la siembra del ticazo, que al parecer cada vez se conoce más entre los pobladores de la zona”, agregó la agricultora.
 

Investigación 
El sacha inchi es una excelente fuente de proteína vegetal, fibra y aminoácidos. Además contiene antioxidantes naturales, aporta vitaminas A y E, y, principalmente, omega 3, 6 y 9. Asimismo, es libre de gluten y colesterol. Estas propiedades llamaron la atención de docentes investigadores de la Universidad Técnica de Ambato (UTA).

EL DATO
A la semilla del sacha inchi también se le conoce como sacha maní, maní del inca​ o maní jíbaro. 
Dentro del trabajo realizado en los laboratorios de la carrera de Ingeniería en Alimentos, se logró confirmar la veracidad de las aseveraciones ancestrales sobre que el ticazo es una importante fuente de sustancias beneficiosas para la salud. 

Una de las conclusiones de la indagación, fue que los gobiernos locales amazónicos deberían incentivar su producción para que los ecuatorianos retomen el consumo normal de este producto tan reconocido por los primeros pobladores del territorio nacional.

Uno de los resultados del proyecto es que con un buen tratamiento y procesamiento de la semilla de sacha inchi, su aceite llegaría a ser mucho mejor que el de bacalao. (RMC/NVP)