La Virgen del Cisne arribó a Loja, su morada temporal

AGO, 21, 2019 |

FE. La imagen de la Virgen del Cisne, a su salida de la Urna del Villonaco.

La Virgen del Cisne está en la ciudad de Loja. Llegó a la ‘capital cultural del país’ ayer, en compañía de miles de devotos. La romería recorrió 74 kilómetros, que empezó en su santuario, en la parroquia El Cisne, del cantón Loja.

En esta ciudad permanecerá en la iglesia Catedral, hasta el primero de noviembre, luego emprenderá una nueva romería, de regreso a la Basílica de El Cisne.

 
Fases

La ‘Churona’, como es conocida por sus devotos, inició su peregrinación el pasado sábado, desde la parroquia El Cisne. Ese día llegó a su primer destino, la parroquia San Pedro de la Bendita, del cantón Catamayo, tras recorrer alrededor de 24 kilómetros. Fue recibida con una misa campal y permaneció en la iglesia matriz hasta las primeras horas del domingo 18 de agosto, desde donde partió hasta su próxima parada: la ciudad de Catamayo.

A esta urbe, que turísticamente se la conoce como la ‘ciudad del eterno sol’, llegó el domingo en la tarde y su estadía fue hasta las 06:00 de ayer. A las 05:00, cuando el sol aún no se hacía presente, se ofició una misa de despedida de esa ciudad y se dio inicio al tercer y último tramo de la romería: Catamayo-Loja, de 38 kilómetros, aproximadamente.

HOMENAJE. La ‘Churona’ fue recibida con pétalos.

Devoción
En el tramo Catamayo-Loja no solo caminaron devotos de la ‘Churona’ que viven en Loja sino también ciudadanos de otros países o ecuatorianos que viven fuera del país. 

Un caso es el de Gonzalo Campoverde Paredes, lojano que hace 20 años vive en España. La última vez que acompañó a la Virgen del Cisne fue hace seis años. Pidió permiso en su trabajo para viajar a Ecuador y participar en la peregrinación. Soportar el ‘inclemente’ clima es lo de menos, ya que su consigna es agradecer a la ‘Churona’ por muchos favores, especialmente por haberle permitido convertirse en padre. 

74
KILÓMETROS
es la distancia que recorre la romería.
Cuenta que su esposa no podía quedarse embarazada. Ella, hace seis años, participó en la romería y le pidió a la Virgen del Cisne que le diera la oportunidad de tener un hijo. Seis años después, ella y Gonzalo no solo tuvieron un niño, sino que también son padres de dos infantes.

El lojano, radicado en España, espera regresar dentro de dos años para volver a participar de la romería de la imagen. Pero a la distancia le seguirá pidiendo que le siga dando salud y trabajo.

De algunos cantones de la provincia de Loja también existen cientos de devotos que participan en la romería. En el tramo Catamayo-Loja, por ejemplo, estuvo Fabián Robles, oriundo del cantón Olmedo, quien hace pocos años empezó a acompañar a la ‘Churona’ en su trayecto a Loja. Lo que le motiva a peregrinar es su devoción hacia la que para él, representa “una madre”. Ayer no le importó el frío, el viento o la lluvia, con tal de ver a la imagen a pocos metros de distancia.

Misa en el Villonaco
° Una de las eucaristías principales que se celebra en el trayecto Catamayo-Loja es la del sector conocido como la Urna del Villonaco. La misa fue celebrada por el párroco de Catamayo, el padre Hernán Ojeda Paguay. La imagen de la Virgen del Cisne arribó a las 10:20 y enseguida se celebró una eucaristía. Llegó cargada por los tradicionales ‘gancheros’, quienes son los encargados de protegerla. Ellos, a su vez, estuvieron escoltados por personal de la Policía Nacional. En este sitio permaneció hasta las 11:20, desde donde continuó su recorrido hasta la ciudad de Loja.