Secciones   /   Farándula

‘La mala noche’, sorprende por el detalle, pero no por su profundidad

AGO, 25, 2019 |

PROTAGONISTA. Noëlle Schonwald da vida Pilar Londoño. Esta actriz resulta familiar porue interpreta a Manuela Espejo en la serie de Netflix, ‘Bolívar’.

DAVID ALMEIDA GARCÍA

‘Agujero negro’ y ‘La mala noche’ son las mejores películas ecuatorianas de estos años. La primera, dirigida por Diego Araujo, encantó al público por su propuesta narrativa y cromática. La cinta de Gabriela Calvache, su primer largometraje de ficción, se ha paseado por festivales y ha cosechado reconocimientos.

‘La mala noche’, que se estrenó el fin de semana, se obtenido reconocimientos, como el trofeo a la mejor directora emergente en el Festival Internacional de Cine de Mineápolis o el Premio del público, en el Festival Latinoamericano de Cine en Quito.

Pero el que más ha destacado, hasta la fecha, es a Mejor película internacional en la edición 25 del New York Latino Film Festival de HBO.
 

Trata de personas
‘La mala noche’ narra la historia de Pilar Londoño (Noëlle Schonwald), una prostituta colombiana, que se hace llamar Dana. Tiene encuentros sexuales con Pedro Reyes Campos (Cristian Mercado), un médico quiteño que da asistencia a las víctimas del terremoto de 2016. Y a propósito de esa tragedia que azotó Manabí y Esmeraldas, dos niñas son raptadas por una banda de trata de personas. 

La premisa de la trata de personas es lo más dramático de la historia. O al menos, en un inicio, eso parece. Es el tema de trasfondo.

Pero en la película no es tratado a fondo, no se reflexiona en la medida justa. La historia recae más en Dana, su dependencia a los medicamentos, la deuda que tiene con Nelson (Jaime Tamariz), el villano, la relación con Pedro y el alejamiento de su hija. 

‘La mala noche’ se conforma solo con la premisa, y eso es lamentable, pues teníamos muchas expectativas con esta película. Faltó más conflicto, un punto conexo más creíble entre Dana y una de las niñas, a la que decide rescatar en una acción que resulta antojadiza. 

No obstante, en lo narrativo y visual, esta producción es muy correcta. Incluso se centra en ciertos detalles, que son maravillosos. Su lenguaje y algunos planos que son destacados. Además, la actuación de Schonwald es muy notable y quienes la acompañan están a la altura. Con ‘La mala noche’ no tenemos ese problema de sobreactuación que son notorios en otras películas ecuatorianas. 

Ecuador no tiene un cine de tradición, pero cada vez entusiastas directores lanzan sus cintas y algunas nos sorprenden, como el caso de Gabriela Calvache, quien se ha hecho un nombre en el cine documental, con ‘La labranza oculta’, y los cortometrajes de ficción ‘En espera’ o ‘Hay cosas que no se dicen’.