El centro arqueológico de Palanda es un tesoro de la historia

AGO, 31, 2019 |

Turismo. El Centro es el punto referencial del descubrimiento del cacao ‘fino de aroma’.
HECHO. Según los historiadores, Palanda es el lugar donde se marcaría la caída del Imperio Inca.

Loja • A solo dos horas de la ciudad de Loja (118 kilómetros) está Palanda, el más extenso de Zamora Chinchipe y que guarda, celosamente, múltiples bellezas, tanto naturales como arqueológicas.

Este cantón es poseedor de una riqueza histórica y cultural que sobrepasa los 5.500 años de antigüedad. Esto se puede evidenciar en el Centro Arqueológico Santa Ana-La Florida, un espacio de ingreso gratuito y que actualmente es administrado por el Municipio.

El alcalde de Palanda, Segundo Mejía, dice que el objetivo que se planteó es de fortalecer el turismo en el sector y posicionarlo como uno de los principales sitios turísticos del país. “Estoy seguro de que lo vamos a lograr con gestión”, sostuvo.

Por su parte, el morador Joffre Minga aduce que el centro arqueológico es un lugar ideal para conocer la cultura y los asentamientos que existieron. Asimismo, recomendó este rincón para disfrutar junto con la familia.

“Este lugar hace grande al cantón, y al sur del Ecuador, porque aquí se encuentra la cuna del cacao”, expresó.

Para el periodista lojano Henry Jara, es importante el Centro Arqueológico, ya que dinamiza la economía de Palanda. “Es necesario que la ciudadanía vaya conociendo otros lugares, y qué mejor uno en el que se guarde la identidad de un pueblo”, mencionó y agregó que eso genera mayor interés de los visitantes, quienes hoy en día tratan de buscar sectores no tradicionales.

Un criterio compartido es el del comunicador audiovisual Jhony Castillo, quien resalta que el cantón posee múltiples atractivos turísticos dignos de visitar, y los cataloga como un deleite que enamoran los sentidos.

Todo esto lo encuentra en ‘El corazón del Chinchipe’, como también se le conoce a este floreciente cantón, el cual está cobijado por los parques nacionales Podocarpus y Yacuri. Estos son la predilección de los turistas, quienes pueden disfrutar de las imponentes cascadas, lagunas, vegetación exuberante e inclusive cuevas que permiten explorar las entrañas de la tierra.
 

Patrimonio 
De acuerdo con un documento del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, publicado en 2014, que se denomina ‘Patrimonio cultural arqueológico’, existe evidencias de una compleja ocupación humana que se desarrolló en la Alta Amazonía, a lo largo de la cuenca hidrográfica Mayo-Chinchipe, y que está fechada en más de 5.500 años.

Ahí amplían y profundizan el conocimiento sobre las primeras sociedades selváticas y sus prácticas, y especialmente delinean acciones integrales de gestión sobre este sitio.

EL DATO
Palanda está atravesando el periodo del florecimiento de la Tibuchina Lepidota (más conocida como la Moraca). Es un bello espectáculo natural.
Se explica que en lo que habría sido una aldea se presenta una clara organización social del espacio. Sobre la parte más plana se construyó una gran plaza central, de forma circular, con un diámetro de 40 m. En torno a esta se levantan más de 20 estructuras domésticas, con rasgos arquitectónicos particulares.

En complemento de la planificación del espacio, el sitio presenta un eje transversal que ubica Santa Ana La Florida sobre los extremos opuestos a dos estructuras, que tienen una aparente función ceremonial.

En el extremo sur oriental, sobre la margen misma del río, se levantó una edificación circular de 13 m de diámetro, que sirvió como templo y camposanto. En el extremo noroccidental, la plaza se abre hacia una rampa inclinada que da acceso a una estructura escalonada, desde donde se domina toda la extensión de la aldea.