Lo imposible pero improbable

OCT, 14, 2019 | 00:05 - Por MANUEL CASTRO M.

Manuel Castro M.

La supresión de los subsidios a los combustibles  afecta a casi toda la población ecuatoriana, menos a los aprovechados de la década ganada que ya hicieron  ahorros a base del robo, razón por la que nos les importa  el caos, vandalismo y pérdidas que ha ocasionado el paro, saqueos,  violencia, heridos, irrupción poco casuales a la Contraloría, Fiscalía (al contrario les beneficiaría la destrucción de pruebas penales en su contra).

Se pide evidencias de que hay mano internacional  en este planificado desorden nacional. Solo es cuestión de ver los videos, oír a Maduro, a la Gabriela, a la Paola. Verificar las intimidades políticas de los miembros de Revolución Ciudadana en Caracas, enterarse de las declaraciones de los socialistas en el denominado Foro de Sao Paulo, sucedidas antes de la rebelión de los choferes.

Mediante el abuso de la ignorancia  de los ecuatorianos, Correa afirma que,  de acuerdo a los artículos 130  y 148 de la Constitución, mediante los dos tercios de los asambleístas, se debe convocar a elecciones. Falso,  pues, según el 130, los dos tercios de asambleístas, primero deben destituir  al presidente Moreno, por las causales señaladas en dicho artículo, y luego el Consejo Nacional Electoral convocaría a elecciones presidenciales y legislativas. 

El artículo 148 se refiere a la “muerte cruzada”, mediante la cual el Presidente disolvería la Asamblea, previo dictamen de la Corte Constitucional, luego de lo cual la autoridad electoral convocaría a elecciones presidenciales y legislativas para el resto de los respectivos períodos. Correa, es pues es un agitador político desacreditado. 

Se pregunta cuál es el misterio de que un alto número de ciudadanos aún apoyen a Correa, Maduro, Ortega. En parte es la rebelión de los oprimidos.  Los indígenas de por vida han sido explotados primero por los latifundistas y posteriormente por los políticos,  pintores, poetas, intelectuales, siempre ofreciendo lo imposible. Lo de fondo es, como dice Oscar Wilde: “El hombre puede creer lo imposible, pero no lo improbable.” Hay  que avivar el cerebro,  despertar y trabajar.

[email protected] 
 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]