Una cultura de 5.300 años fue encontrada entre Ecuador y Perú

OCT, 18, 2019 |

Un evento académico juntó a los arqueólogos Francisco Váldez (Ecuador) y Quirino Olivera Núñez (Perú). Coincidentemente, ambos habían desarrollado estudios sobre una civilización en la zona fronteriza de Ecuador y Perú, cuyos vestigios muestran una antigüedad de 5.300 años. 

Mayo-Chinchipe-Marañón es el nombre de esta civilización, localizada en la Amazonía, desde la cuenca del río Chinchipe (donde nace el cantón Palanda) hasta el río Valladolid, que desemboca en el Marañon, del lado peruano. Esto la convierte en una cultura binacional.

Váldez, antropólogo investigador del instituto de investigación para el desarrollo de Francia (IRD), recuerda que, en 2001, iniciaron un proyecto en Zamora Chinchipe para identificar los sitios patrimoniales (precolombinos y del periodo colonial.) en la provincia. Descubrieron más de 400 sitios. 

El más importante es el de Santa Ana- La Florida “en el cual hemos trabajado desde el 2002 hasta el presente, es decir, 17 años de trabajo continuo que ha involucrado excavaciones en distintos niveles”, indica Váldez. 

Ahí existe arquitectura monumental en piedra con una organización espacial muy determinada, típica del periodo formativo o conocido como arcaico, en Perú, con construcciones de pirámides, montículos artificiales y plazas hundidas, áreas residenciales y un templo que fue también un campo santo (cementerio).

Esta civilización se destaca por su cultura material, pues elaboró cerámicas contemporáneas a la cultura Valdivia, pero diferentes: representaciones altamente estilizadas de figuras humanas y animales. 

Olivera Núñez, director del programa de investigación arqueológica marañón, menciona que su objetivo es que la investigación impulse el desarrollo socioeconómico de los pueblos fronterizos. Y eliminar la idea de que la Amazonía vivía aislada; pues compartían rasgos con las culturas andinas.

“La trascendencia social en la región fronteriza viene de este tipo de estudios (…) Debemos subrayar el aspecto cultural y de civilización de los amazónicos, y romper la idea de que son un pueblo salvaje”, agrega Váldez (AVV).

FRASE

Aquí  está la raíz de nuestra  hermandad y de una gran civilización”. Francisco Váldez Arqueólogo y antropólogo investigador del instituto de investigación para el desarrollo de Francia (IRD). 

Amazonía, cuna del cacao 
° La investigación encontró restos de lo que los amazónicos consumían hace 5.000 años: cacao. Esto dio la pauta para identificar la domesticación y el consumo social de esta fruta en la Amazonía, es decir 2.000 años antes que en la región de Mesoamérica: México, Guatemala, Nicaragua, de donde se suponía que provenía el cacao.