Comercio, de las comunas tsáchilas al mercado

NOV, 02, 2019 |

Venta. El comercio ayuda a reactivar el sector.

Redacción SANTO DOMINGO

Desde hace 16 años, los tsáchilas se instalaron en el mercado artesanal y productivo, en la urbanización Albarracín, ubicada en el centro de Santo Domingo. Esto con el fin de ofertar los productos agrícolas que cultivan en las comunas. En ese entonces, los terrenos lucían abandonados, llenos de maleza, sin servicios básicos; el lugar era conocido como el ‘mercado de las iguanas’, ya que era normal ver a estos reptiles cruzar. 

Los vecinos accedieron a donar el espacio, así, desde el periodo del exalcalde, Kleber Paz y Miño, empezaron con las adecuaciones. Construyeron pequeñas cabañas con pambil y caña guadúa, materiales que obtuvieron de los bosques nativos.

En ese terreno, 32 tsáchilas ofertan productos como el limón, la yuca, la piña, la naranja, la papaya, el maracuyá, la caña de azúcar, el cacao y el barraganete, el más vendido. 

Ahora los integrantes de la Asociación buscan la legalidad del terreno, mediante un comodato; esperan que el alcalde, Wilson Erazo, les dé facilidades.

Socias. María Taipe y Maruja Aguavil ofertan el verde y la papaya.

El negocio
Efraín Aguavil va a su puesto de lunes a domingo. Sale a las 04:30 de la comuna El Cóngoma para vender desde las 06:00 hasta las 16:00. Consta dentro del 60% de la población, que corresponde a unos 2.000 tsáchilas que se dedican a la agricultura para el sustento de sus familias. “Para los clientes es más fácil quedarse comprando en el centro de la ciudad que entrar a las comunas, y para nosotros representa más ganancias”, dijo. 

Manuel Calazacón, de Chigüilpe, es el presidente de la Asociación. Menciona que es conveniente quedarse en el lugar de manera indefinida; “gana el comerciante y también el consumidor”. Asegura que los precios son económicos al por mayor y por unidad. Esto lo constató Alfredo Paz, quien llega una vez a la semana a comprar. “El valor es conveniente, y sobre todo el producto viene fresco, recién cultivado”, expresó. 

Decoración. Los kioscos están construidos de caña guadúa y bambú.

En temporada, 100 naranjas cuestan 4 dólares, el ciento de maracuyá está a 9 dólares, la piña a 0,50 ctv., el cartón de papaya 3,50 y 5 dólares, detalló Evelin Borja, quien labora en el lugar. 
 

Detalles

EL DATO
Según la Gobernación tsáchila, cerca de 7.000 hectáreas, ubicadas en las siete comunas, están dedicadas a la producción agrícola. 
Las artesanas también venden collares, pulseras, faldas típicas y artículos de madera para el hogar, esto de manera ocasional. 

Los tsáchilas reciben alrededor de 60 clientes semanales en el mercado. La mayoría son vecinos de la urbanización, aunque también llegan personas en vehículos para llevar al por mayor. (DA)
 

Promoción
°  Uno de los pedidos que hacen los integrantes tsáchilas a las autoridades de turno, es que se dé mayor promoción al Mercado Artesanal. También que se organicen eventos para dar a conocer las tradiciones de la cultura. Quieren que se potencialicen los proyectos inclinados a la agricultura, para mejorar la producción.