Estudiantes indígenas reivindican su vestimenta en desfile cívico

NOV, 15, 2019 |

Redacción TUNGURAHUA

Estudiantes lucieron ponchos, alpargatas y coloridas chalinas -propias de la vestimenta indígena- el martes, en el desfile por la Independencia de Ambato.

Este evento cívico, en el que participaron 48 establecimientos educativos de la ciudad, lo integraron alumnos de comunidades rurales, representantes de instituciones como la Unidad Educativa Picaihua, la Unidad Educativa Pasa y la Intercultural Bilingüe Pueblo Kisapincha. 

Aunque dentro de los pelotones de otros planteles, ubicados en la zona urbana, también se observó a jóvenes, quienes, muy orgullosos, salieron con su atuendo autóctono durante su paso por la avenida Cevallos.

Ya sea marchando o tocando algún instrumento musical, los jóvenes conmemoraron un año más de la gesta libertaria de 1820. 

ESPACIO. Los alumnos de varios establecimientos educativos participaron del desfile.

Preparativos 
Entre las calles Cevallos y Unidad Nacional, centro de Ambato, los estudiantes que participan en el desfile empezaron a concentrarse desde las 07:00, previo al evento; muchos estrenaron uniformes adornados con borlas de lana y otros detalles en dorado o plateado. 

De igual manera, los integrantes de las bandas musicales aprovecharon para repasar los temas que presentaron al público. 

Daysi Zumbana, estudiante de la Unidad Educativa Pasa, llegó a la concentración acompañada de dos de sus amigas cuando faltaban 30 minutos para que iniciara el acto. Cargando su lira, dijo que decidió integrar la banda de gala de su plantel porque es una forma de estar cerca de la música, una de sus pasiones. 

EL DATO
Estudiantes de la Unidad Educativa Pasa desfilaron con un lazo en homenaje a los fallecidos en el paro nacional.
“Empezamos a repasar hace dos meses para participar en el desfile, al inicio fue un poco difícil aprender a entonar la lira, pero poco a poco me fui acostumbrando”, adujo. Entre los temas que aprendió, están algunos del pentagrama nacional como Vasija de barro, Cuchara de palo, El Chinchinal y Ambato tierra de flores. 

Una vez en la formación y lugar asignado por sus docentes, Zumbana, en compañía de sus compañeros de clases, marchó y a recorrió las 22 cuadras que conformaron el desfile.

Es el segundo año consecutivo que Luz América Guano, estudiante de tercero de bachillerato, participó en este evento. Su atuendo fue una chalina, una blusa blanca bordada, una falda negra y alpargatas. “Me gusta ser parte de la banda de música porque aprendemos cosas nuevas”, indicó.

Aseguró que la mayoría de su familia opta por bajar al centro de la ciudad, solo para verla desfilar, aunque el viaje sea de aproximadamente 45 minutos. 

Alfonso Quinga, padre de familia, oriundo de Quisapincha, afirmó que su hijo estuvo por primera vez en este evento, por lo que optó por acompañarlo hasta el lugar de concentración. 

“El desfile es algo muy importante para la ciudad, mi hijo estaba un poco nervioso por la cantidad de gente que siempre acude a ver el paso de los estudiantes”, aseveró. 

Significados 
Las comunidades indígenas en la Sierra tienen diferente vestimenta, que se relacionan con su cultura. La blusa blanca, por ejemplo, representa la pureza de la mujer, y los bordados resaltan las flores de los tubérculos que siembran.

El ‘mamachumbi’ es una faja tejida, considerada como un soporte para el vientre de la mujer. Se utiliza también antes y después de dar a luz para aportar fortaleza.

El anaco es una falda que por lo general no tiene pretina (correa o cinta con hebilla o broche para sujetar la cintura) y está formado por un pedazo de tela. Las alpargatas son para cubrirse los pies, son confeccionadas de caucho, aptas para el duro trabajo del campo. La ‘washca’ (collares) y las manillas son símbolo de poder femenino. (RMC)