Cerro Casitagua guarda vestigios del periodo formativo

FEB, 23, 2020 |

TRABAJO. Los arqueólogos y vulcanólogos trabajan dentro de la excavación de 5 m, aproximadamente. (Foto: IMP)

Personal del Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP) trabaja desde inicios de febrero en el sitio arqueológico Tagshima, ubicado en el cerro Casitagua, a 10 km al noroccidente de Quito.

Las primeras excavasiones profundas realizadas en ese lugar han permitido a los arqueólogos y vulcanólogos que forman parte del equipo de trabajo, encontrar vestigios del periodo formativo (1500-500 a.C), según el IMP.

Entre los hallazgos se destacan pisos compactados, fogones y huecos de poste, además de artefactos de piedra pulida, cerámica decorada con incisiones y restos de fauna antigua (posiblemente de un felino).

FRAGMENTO. Una muestra de piedra pulida encontrada en Tagshima. (Foto: IMP)
HALLAZGO. Entre los restos encontrados se destaca piezas dentales de fauna antigua. (Foto: IMP)

Especificaciones del lugar 
Tagshima, con una extensión de 50 hectáreas, se ubica en la ladera sur de la loma Casitagua, en San Isidro de Huaiyachul Alto, parroquia Pomasqui, entre los 3.052 y 3.128 metros sobre el nivel del mar. Está flanqueado por dos quebradas secundarias que se unen para formar una quebrada principal, que lleva el mismo nombre del sitio.

Está localizado en un ecosistema de bosque seco montano (de montaña) y se caracteriza por tener suelos derivados de ceniza volcánica y de material sedimentario, como limos (que se depositan en el lecho de los cursos de agua o sobre los terrenos que han sido inundados). Presenta una precipitación anual de entre 1.000 y 2.000 milímetros.

El IMP destaca que la investigación continuará y con ella se busca generar conocimiento acerca de los periodos más tempranos de la época prehispánica en los que empezó a ser habitado el Distrito Metropolitano de Quito. (CM)


El volcán
° El Casitagua, cuyo nombre significa ‘Monte malo que está parado’, es un volcán extinto, con una caldera volcánica de un diámetro aproximado de 3 km, dentro de la cual se levanta un gran domo central. La vegetación es predominantemente gramínea (familia de plantas herbáceas). Esta elevación es considerada por los habitantes de Pomasqui como una montaña sagrada. Los antepasados sembraban en sus laderas, principalmente papas.