La sonda solar envía primeras mediciones

FEB, 24, 2020 |

ESTUDIO. Solar Orbiter trata de predecir el comportamiento de la estrella. (Nasa)

Redacción EFE

La sonda europea Solar Orbiter, que despegó el pasado día 9 para estudiar el Sol, ha enviado las primeras mediciones del magnetómetro, uno de sus diez instrumentos, “confirmando así el buen estado” de este tras el despliegue del mástil en el que se aloja.

Las primeras mediciones se recibieron el pasado 13 de febrero, según informó la Agencia Espacial Europea (ESA), que realiza la misión con apoyo de la NASA.

Los controladores de tierra del Centro Europeo de Operaciones Espaciales de Darmstadt (Alemania) activaron los dos sensores del magnetómetro 21 horas después del despliegue del mástil y el instrumento registró datos antes, durante y después de ese momento.

El magnetómetro es uno de los instrumentos montados en el mástil para que estén alejados de la actividad eléctrica de la sonda, de forma que no interfiera en sus mediciones.

Solar Orbiter, que tomará las primeras imágenes de las regiones polares del Sol, además de estudiar y tratar de predecir el comportamiento de la estrella y sus efectos en la Tierra, lleva cuatro instrumentos “in situ” para estudiar el ambiente alrededor de la sonda y seis “remotos”, que analizarán el astro.

Hasta finales de abril se seguirán activando “poco a poco” los instrumentos “in situ” y comprobando si funcionan correctamente, indica en la nota el científico de proyecto adjunto de la ESA para la misión Solar Orbiter Yannis Zouganelis.

Para entonces, agrega, “tendremos una idea más clara del rendimiento de los instrumentos y esperamos que a mediados de mayo podamos empezar a recopilar los primeros datos científicos”.

El pasado jueves también se desplegaron con éxito las tres antenas del instrumento RPW, que medirá los campos eléctricos y magnéticos con gran resolución.