Esclavitud de lo actual

MAR, 16, 2020 | 00:02 - Por MANUEL CASTRO M.

Otra vez la burra al trigo: “A todos nos ha tocado vivir los tiempos más difíciles”,  lo dijo Borges, quien como Homero fue ciego y jamás se preocupó de la influenza, la crisis económica, las bolsas de valores, la baja del petróleo, aunque sí se lamentó –como un gran vidente- el peligro  que Perón y sus muchachos gobiernen a la Argentina. Esto es un resumen de lo que nos toca vivir a los humanos. Un valle de lágrimas, afirma la Biblia, a la cual se acude cada vez que nos caen las plagas. Dios mío, ampárame, imploran hasta los ateos cuando el avión tambalea.Hemos ido a las desgracias en orden en estos últimos siglos: primero, las grandes guerras; luego, las epidemias; siguió el susto de la bomba atómica; posteriormente, descendemos al peligro del cigarrillo y el SIDA; hoy el coronavirus, y preocupa algo lo que hace un príncipe inglés y su esposa y el que se jueguen los grandes partidos de fútbol sin público. De lo trascendente a lo frívolo pasamos,  pues tal es la naturaleza humana. “Nada de lo humano me es ajeno”, lo dijo Salomón, quien no sabía ni imaginaba  de celulares ni de viajes turísticos a Marte, de computadoras que juegan al ajedrez mejor que los grandes maestros. Sin embargo, como en la canción, “al final, la vida sigue igual”.


No hay que asustarse: como dicen burlones los niños: ‘el mundo gira, gira y el tonto mira, mira’. La verdad es que no tenemos certeza de la actualidad, a pesar  que afirmamos que ponemos los pies en la tierra. Lo único cierto es lo que pasó, con o sin historiadores. La debacle de los diez años del correísmo eso sí lo vemos, lo que vendrá no sabemos. Las soluciones del Gobierno son mezcla de susto y de pragmatismo, por lo menos en lo económico.


Volvemos a olvidarnos de la educación, la ética, la cultura  y el arte. El gato en el jardín solo mira los pájaros no las flores, “greguería” de Gómez de la Serna que hace entender: que cada quien tiene sus intereses exclusivos, no precisamente poéticos. El poeta Antonio Machado observa: “Todo llega y todo pasa/Nada eterno:/ni gobierno que perdure/ni mal que dure cien años/tras estos tiempos/vendrán otros tiempos y otros y otros…”.


[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]