Noticias   /   Mundo

Matrimonios forzados a la Corte Internacional

JUL, 15, 2020 |

Al Hassan Ag Abdoul

Redacción LA HAYA

Al Hassan Ag Abdoul actuaba como jefe ‘de facto’ de la Policía Islámica, la cual se constituyó en 2012 e impuso la "sharía" (ley islámica) en Mali hace 8 años.

Se le acusa de haber hecho cumplir una política de matrimonios forzados "para satisfacer los deseos sexuales" de los miembros de los grupos yihadistas de Al Quaeda y Ansar Eddine, que controlaban la ciudad de Tombuctú en lo que se conoce como el Magreb Islámico.

Responsabilidad personal

"No es un caso contra el islam, contra una religión o sistema de derecho. Se trata de un caso de responsabilidad penal individual" en el que la Fiscalía "demostrará los delitos cometidos por Al Hassan contra sus propios compatriotas", afirmó Bensouda en la apertura del juicio.

"Las mujeres, las niñas y sus familias no tenían la opción de negarse" y "fueron violadas" por militantes de Al Qaeda y Ansar Eddine, añadió la fiscal gambiana.

Al parecer, la Policía Islámica detuvo a ciudadanos que no obedecían las normas impuestas por los grupos yihadistas, como la prohibición de bailar, la imposición de una vestimenta y velo que cubriera totalmente el rostro y el cuerpo de las mujeres o la obligatoriedad de separar a los niños y las niñas en las escuelas.

Al Hassan pudo haber participado personalmente en los castigos impuestos por los tribunales islámicos, como latigazos en público, amputaciones de manos y ejecuciones, las cuales se aplicaban sin un debido proceso legal previo, según la acusación.

Bensouda aseguró que el propio sospechoso reconoció, en un encuentro con investigadores de su oficina, que los residentes de Tombuctú "no estaban familiarizados con esos castigos y estaban muertos de miedo", por lo que "era consciente de la cruel represión" de sus hombres.

Entre las pruebas que se presentarán durante el juicio figuran fotografías y vídeos en los que se puede ver al propio acusado dando latigazos a ciudadanos que no habían respetado la "sharía".

La abogada de Ag Abdoul dice que padece de trastornos disociativos y delirantes, por lo que pidió detener el juicio. El juez lo negó.Ataviado a la usanza tuareg (uno de los grupos mayoritarios en el norte de Mali) Al Hassan escuchó las acusaciones sin apenas gesticular. Unos minutos antes, dijo que no podía responder si se declaraba culpable de los cargos que pesan contra él, por lo que el magistrado Antoine Kesia-Mbe Mindua interpretó que el sospechoso prefería "permanecer en silencio".

El juicio continuará hoy y mañana, y se espera que, tras las vacaciones de verano, se reanude el 25 de agosto con la presentación de las primeras pruebas y testigos de la Fiscalía.

Al Hassan, que fue detenido en marzo de 2018, también está acusado de participar en la destrucción de mausoleos milenarios.   EFE

ÁFRICA. Zona de influencia de Al Qaeda del Magreb Islámico.