Peldaño a peldaño

JUL, 27, 2020 | - Por MANUEL CASTRO M.

En el Ecuador ha surgido una nueva decepción:  jóvenes de las clases económicas pobres  asaltan en la calle, son sicarios; en las clases media y alta:  jóvenes cometen los delitos denominados de cuello blanco: tienen organizaciones delincuenciales, asaltan los bienes públicos, sobornan.

Es el mito de la juventud, cuando es una etapa, en general con  energía y entusiasmo y hasta cierto idealismo. Apenas son travesuras del tiempo: Magnus Carlsen, noruego,  a los 19 años es campeón mundial de ajedrez, pero no por ser  joven sino porque es un jugador genial; Beethoven  a los 50 años  compuso la Novena Sinfonía; Mozart a los cinco años era una maestro del   violín y ya componía sinfonías exitosas; Jorge Luis Borges (1989-1986) nunca fue joven y según el escritor Cabrera Infante: “De la literatura latinoamericana sólo sobrevivirá dentro de cien años la obra de Jorge Luis Borges”. Nuestra “Generación decapitada”, poetas maravillosos, desapareció a edades tempranas. Jorge Carrera Andrade, César Dávila Andrade,  Gonzalo Escudero, eximios poetas, vivieron tanto que a ratos los hemos olvidado.

Queremos de  golpe desterrar la corrupción, implantar la honradez, sancionar severamente a los asaltantes de los fondos públicos. Los más indignados  sugieren  la pena de muerte, la prisión perpetua, la enajenación de  bienes por una acusación de peculado, etc. En privado  el linchamiento y contra los pequeños delincuentes la utilización de armas de fuego. El doctor Oswaldo Hurtado en su obra  documentada “Las costumbres de los ecuatorianos”, reflexiona que la corrupción, falta de honradez, desobediencia, impuntualidad se deben a un inmovilismo cultural de casi cinco siglos, debido a causas estructurales, pero  que también en forma positiva hemos cambiado sobre todo en determinadas regiones del país y también por el aporte de los inmigrantes árabes y judíos.

Lo histórico  es que la corrupción hay que terminarla o disminuirla peldaño a peldaño: educación integral y formativa  en escuela, colegio y universidades; luego  igualdad de oportunidades; finalmente el ejemplo y aprender a respetar y cumplir la ley.

[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]