Aplacar el estrés

JUL, 30, 2020 | - Por Rodrigo Contero Peñafiel

El estrés es un mecanismo natural de adaptación de los seres vivos. Cuando las personas no pueden administrar adecuadamente la forma en que su entorno cambia, todo regresa en su contra pudiendo ser la causa de diferentes enfermedades. Por ello, la medicina social considera que la salud y la enfermedad mantienen una mutua dependencia con el medio externo.

Es una respuesta normal del organismo ante las situaciones de peligro, excitación o nerviosismo que hace se produzca hormonas como el cortisol y la adrenalina, a modo de respuesta del organismo ante el peligro, cualquier circunstancia que genera tensión física o psicológica crea cambios, que desatan una serie de acontecimientos químico-cerebrales a fin de controlar la ansiedad, la depresión y el insomnio.

El estrés tiene escenarios conflictivos como secuelas de la pandemia en el ámbito laboral, social y económico. En estas circunstancias se encienden las alarmas, crece la “tensión”, cambia el estilo de vida de la gente que pueden ocasionar trastornos mentales. Si una persona se colma de numerosos problemas es hora de buscar ayuda profesional.

Todos estamos expuestos a los abusos físicos, psicológicos o sexuales que afectan el desarrollo bio-psico-social de las personas. El consumo de alcohol, tabaco u otro tipo de substancias estupefacientes y psicotrópicas agravan el problema, ya que pueden generar trastornos mentales por adicciones. El consumo en edades tempranas acelera el aparecimiento de la esquizofrenia, quienes caen en estas adicciones se aíslan y muestran profundas crisis emocionales.

La OMS recomienda un trabajo conjunto entre la familia, la sociedad y la educación para enfrentar adecuadamente el estrés, además se requerirse la vigilancia de un profesional de la salud en ciertos casos. La vida psíquica responde al concepto de unidad, la vida misma, no está formada por partes y tiene una estrecha relación con el entorno en el que vivimos. El ejercicio físico, una alimentación apropiada, la comunicación familiar y social, la recreación, el descanso, la higiene y el cuidado del aspecto personal evitarán el aparecimiento de enfermedades físicas y mentales.

Dr. Rodrigo Contero Peñafiel

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]