Encuestas chimbas

AGO, 02, 2020 | - Por CESAR ULLOA TAPIA

Las encuestas son radiografías de un momento concreto. A minutos después de conocer sus resultados puede cambiar todo. La pandemia es el mejor ejemplo, pues varios de los políticos que estaban bien calificados en diversos países en el mundo, ahora atraviesan el peor momento o viceversa en función del manejo de la crisis sanitaria. En un mundo tan volátil, en términos de que el comportamiento y la percepción de las personas acerca de algo o de alguien puede cambiar rápidamente, el margen de error de las encuestas es cada vez mayor, sin perder de vista “los falsos positivos” o aquellas encuestas que circulan sin el respaldo de una ficha técnica y también las otras que son exhibidas para “alardear” buenos resultados que nunca existen.

Lo cierto es que las encuestas se han convertido en el instrumento favorito para la toma de decisiones por parte de los políticos y de quienes lideran alguna iniciativa que les mantiene en contacto con la población. Esta dependencia puede secuestrar a quienes pretenden gobernar con la finalidad de contentar a todos: “si todo es importante, nada es importante”. Cuando la búsqueda de la popularidad está por encima de las decisiones del Estado, la idea de gobernabilidad ha sido vaciada de sentido. Las encuestas son un instrumento potente de investigación, sin embargo, su uso exacerbado puede propiciar un escenario que confunda debido a la emisión de resultados distintos sobre un mismo tema entre distintas empresas.

El mercadeo electoral y el mundo de la imagen originan la “democracia de audiencias” como lo denominó a este fenómeno Bernard Manin, es decir, estamos frente a un contexto político, en el cual los candidatos se fabrican en serie según las preferencias de los consumidores electorales. Esta realidad no es exclusiva de ningún país, pero sí se exportan las técnicas de unos hacia otros, sobre todo en los que el posicionamiento de las marcas y el big data están en la mayor efervescencia. Hay menos políticos y más estrellas fugaces cuando se trata de resolver los problemas reales de los pueblos que no esperan por estudios de marketing y branding.

 [email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]