Un fallo histórico y un impacto positivo

AGO, 28, 2020 | - Por Katherine Andrade Gallardo

Una adolescente que entre los 14 y 16 años vivió una situación de violencia sexual dentro del ámbito educativo por su vicerrector quien realizó los actos abusando de su ¨autoridad¨, ¨bajo una relación de poder circunscrita al ambiente escolar¨ (CorteIDH), lo que llevó a suicidarse con una ingesta de ¨fuegos artificiales en forma de diablillos¨ en el año 2002.

La CorteIDH “encontró al Estado de Ecuador responsable por la violencia sexual sufrida por la adolescente en el ámbito educativo estatal cometida por el vicerrector del colegio al que asistía, que tuvo relación con su suicidio”, dice el fallo de la Corte.

En este sentido, la CorteIDH indica que existen casos sobre violencia de género, sin embargo, el presente es el primero que la Corte trata sobre violencia sexual dentro del ámbito educativo, considerándose un fallo histórico.

Es así, que la Dra. Alejandra Cárdenas, especialista en temas de derecho internacional y violencia de género, quien se encuentra en constante lucha por los derechos de las mujeres, nos da su criterio y punto.

¨La sentencia genera un precedente significativo al reconocer que los colegios, escuelas y centros de educación son espacios públicos, en los cuales el Estado está obligado a respetar y garantizar los derechos¨, así mismo señala ¨que la violencia en contra de las mujeres está anclada a la desigualdad estructural que viven nuestras sociedades, por lo que,  la sentencia aporta a marcar cambios en nuestras normas, pero también en los estereotipos patriarcales y  adultocéntricos para garantizar que mujeres, niñas y adolescentes vivan una vida libre de violencia. Avanzamos en este reconocimiento y no podemos darnos el lujo de retroceder¨, dijo Cárdenas.

En este contexto, el Estado está obligado a respetar y garantizar los derechos sin discriminación, implementando cambios a miras de garantizar el cumplimiento de sus obligaciones, comenzando desde procedimientos más seguros, accesibles, confidenciales y sensibles a los niños, además, el apoyo en su salud física, mental e integral, seguido ¨a una reparación encaminada a crear un día oficial que reconoce la lucha contra la violencia sexual. Lo cual posicionará en el imaginario y en el día a día de las ecuatorianas y ecuatorianos¨, menciona Cárdenas y más cambios positivos que tengan como objeto el erradicar la violencia sexual en cualesquier espacio ¡No más víctimas de violencia!

Katherine Andrade 

[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]