Seguridad Social

SEP, 04, 2020 | - Por EDUARDO F NARANJO C

El mundo, cuando era civilizado, creó la seguridad social para amparar a los trabajadores, que luego de entregar media vida al sistema productivo, se retiran a consumir un escaso saldo existencial. Desde el lanzamiento del ‘capital salvaje’, los sistemas de seguridad social empezaron a tener ‘problemas’. Hay un discurso de al menos 40 años de insistir en la tragedia de esos fondos.

Se publicó una carta suscrita por un numeroso grupo de jubilados, agremiados en distintas organizaciones, que reclaman severamente a gobernantes y administradores del sistema pero se ve a la institución convertida en botín para los avivatos de cada régimen, personajes improvisados, sin conocimiento del tema que van directo al grano y no a dar soluciones válidas. Otros entusiastas proponen anexar el banco del Pacífico al Instituto, pero los banqueros lo ven muy mal.

El egoísmo que expresan una mayoría de trabajadores activos, cuando se propone un incremento en los aportes, más así los empresarios revela lo que somos. A los jóvenes no parece preocuparles llegar a viejos, si acaso llegan, comprenderán la importancia del sistema, pero será tarde, quizá los continuos escándalos y atracos ‘mediatizados’ aporten a tener una visión derrotista.

En la directiva deben estar representantes de los jubilados que sepan del tema y vigilen acciones sospechosas a la vez que presionen permanentemente para mejorar la administración técnica, que también es otro cuento a cargo de la mano ‘política’. El IESS posee una vasta cantidad de bienes a nivel nacional, muchos de los cuales han pasado a manos privadas ‘suavemente’ y lo peor es que ningún gobierno ha sido capaz de resolver este asunto, que podría dar liquidez a la institución y “monetizar” su capital, pero eso exige de gente honrada.

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]