Noticias   /   Economía

Tres barreras para la llegada de más banca extranjera en Ecuador

DIC, 10, 2020 |

MEJORA. Más competencia aportaría con mejor tecnología y menores costos.

Además de una legislación desfasada, otra barrera son los altos costos de financiamiento.

A pesar de que no existen trabas formales y legales, tanto para permisos y otorgamiento de licencias, actualmente solo existen dos instituciones financieras con capital extranjero en Ecuador: Citibank (segmento corporativo) y Produbanco (adquirido por el Grupo Promérica de Nicaragua).

Santiago Mosquera, director de la Escuela de Negocios de la Universidad San Francisco de Quito, explicó que uno de los factores determinantes de esta realidad es que tenemos un Código Monetario y Financiero (creado en 2010 durante el correísmo) desfasado, que no crea condiciones que permitan, por ejemplo, la fijación libre de tasas de interés y la flexibilidad para el establecimiento de segmentos de crédito más acorde con la demanda y las necesidades del mercado.

No hay incentivo

Ese Código, según ha dicho en múltiples ocasiones Julio José Prado, presidente de la Asociación de Bancos Privados (Asobanca), hace poco competitivo al sistema financiero ecuatoriano, porque estamos atrasados en normativa de supervisión y control, lo que genera riesgos que desincentivan la inversión extranjera.

Desde la Superintendencia de Bancos se ha reconocido que, Ecuador es parte del club de los siete países de la región más alejados de cumplir con las normativas internacionales de supervisión bancaria.

Mauricio Pozo, ministro de Economía, aseguró que, por esas falencias, además de las reformas para darle mayor independencia al Banco Central (esperadas para inicios de 2021), también se está trabajando en cambio estructural del Código Monetario y Financiero.

Inestabilidad tributaria

Mosquera puntualizó que, si bien es cierto hay deficientes condiciones regulatorias, las principales barreras podrían estar en dos factores:

  1.  El país ha tenido un marco tributario inestable, donde, en varias ocasiones, las instituciones financieras se han visto afectadas con impuestos dirigidos. Esos impuestos han tenido el objetivo de financiar al Gobierno Central y los malos manejos en el gasto público.
  2. El alto riesgo país aumenta el costo de financiamiento exterior al que puede acceder cualquier banco, tanto nacional como extranjero.

“Si hemos tenido varios bancos internacionales, pero la mayoría se fue en los años noventa. No tienen que venir los más grandes jugadores del mundo a un mercado pequeño como el nuestro; pero sí sería atractivo para instituciones de menor tamaño de la misma región. Un ejemplo es la expansión de los bancos colombianos en Centroamérica”, acotó Mosquera. (JS)

Poco interés de los candidatos presidenciales

Solo tres de los 16 candidatos a la presidencia de la República (confirmados por el CNE), incluyen dentro de sus planes referencias directas a la necesidad de que llegue banca extranjera. En el caso de Isidro Romero, partido Avanza, solo es una referencia general. En algunas declaraciones, ha dicho que buscará la participación de banca de desarrollo, con el fin de “quitarle el monopolio a cuatro banqueros”. Por su parte Lucio Gutiérrez, de Sociedad Patriótica, solo asegura que convertirá al país en un centro financiero, logístico y tecnológico internacional, aprovechando “nuestra posición estratégica”.

En el caso de Guillermo Lasso, alianza Creo y partido socialcristiano, se toca el tema en un apartado completo del plan, que se titula Modernización Financiera, donde se hace referencia a una reforma de la normativa vigente y al fortalecimiento de la supervisión y control. 

Dos vías para bajar las tasas de interés

 Ante la tentación populista de una reducción por decreto de las tasas de interés, Mosquera explicó que una vía efectiva para llegar a ese objetivo es que los bancos se vuelvan más eficientes, es decir que reduzcan costos.

  1. Un paso importante, impulsado por la pandemia, es el aumento en la utilización de canales digitales.
  2. Otra estrategia viable es buscar líneas de financiamiento en el exterior, que cuenten con garantía soberana del país o de organismos multilaterales.

Así, una buena cantidad de recursos vendrían a través de la emisión de bonos productivos o préstamos directos con tasas muy bajas. Un esquema parecido se está trabajando desde el Ministerio de Economía para superar el fracaso de ‘Reactívate Ecuador’.