Noticias   /   País

Tres colombianos y un ecuatoriano imputados en posible asesinato a Correa

JUN, 14, 2008 |

El Palacio de Carondelet habría sido clave para la supuesta operación atentado.
El Ministerio Público inició la instrucción fiscal en contra de los colombianos Oscar Jiménez Orozco, Edgar González Nicolta y Oscar Julián Penal Hernández, y el ecuatoriano Santos Patricio Camacho Sáenz, por tentativa de asesinato al presidente Rafael Correa, tipificado en el Art. 224 del Código Penal.

En tanto que, el juez Primero de lo Penal de Pichincha, Guillermo Solías, dictó las respectivas órdenes de prisión preventiva en contra de los imputados, quienes guardan prisión en los calabozos de la Policía Judicial de Pichincha, en la que se reforzó la seguridad con elementos de élite de la Policía Nacional.

Durante la audiencia de formulación de cargos, en presencia del fiscal Navarrete y el juez Solís, el capitán Edgar Vinueza López, de la Unidad Antisecuestros (UNASE), narró que la Unidad conoció del posible atentado al Presidente de la República a través de una información militar, que no especificó ni entró en detalles.

Prosiguió que a través de esa información obtuvieron el nombre del colombiano Julián, quien habría tomado contacto con inteligencia militar para hacerles conocer sobre el supuesto atentado, y a cambio de esa información habría solicitado dos mil dólares.

A este colombiano, según el relato del capitán Vinueza, se le consiguió un pasaje de avión de Bogotá a Quito y una vez en la ciudad, proporciona algo de información y dice que hay otra persona en Caracas que quería hacer lo mismo con el Presidente de Venezuela.

El agente del orden también narra que según las investigaciones, el operativo de atentado se iba a llevar a cabo desde el Panecillo, desde donde se tenía previsto lanzar un cohete hasta La Plaza de la Independencia, para causar conmoción y para que la Escolta Presidencial saque al presidente Rafael Correa, quien sería blanco fácil de los francotiradores apostados en los hoteles de las inmediaciones de la Plaza Grande.

Julián habría dicho además ser colaborador de las Auto Defensas Unidas de Colombia (AUC), en la parte logística. Este colombiano también habría entregado mapas y croquis de la operación.

De su parte, el agente Fiscal contó que el pasado lunes recibió un parte de la UNASE en el que se da a conocer sobre el atentado al presidente Correa y que la información habría sido proporcionada por José Egas.

Agrega que la UNASE estuvo haciendo el seguimiento a los sospechosos y cuando se percataron que iban a abandonar el país, se procedió a su detención. En poder de estos se encontró planos del Panecillo, La Plaza Grande y de la ciudad de Caracas. Igual se les decomisó una especie de plan en manuscrito que dice: punto de tiro, donde consta todos los sitios de la operación.


Los detenidos fueron llevados al CDP

Con seguridades reforzadas amaneció la Policía Judicial (PJ), para precautelar la seguridad ad de los cuatro detenidos por la supuesta conspiración para el asesinato del presidente Rafael Correa.

Trece miembros de la unidad de Control y Mantenimiento del Orden (CMO), una unidad del Grupo de Operaciones Especiales (GOE), y otras unidades policiales los uniformados daban protección a los implicados en este caso de seguridad nacional.
Los cuatro detenidos rindieron declaraciones ante el fiscal en estas oficinas y eran retenidos en los calabozos.

Jorge Jiménez, jefe de la PJ, explicó que la Fiscalía a través de su Programa para la Protección de Testigos está realizando las gestiones para acoger como testigos clave a alguno de los detenidos y precautelar su integridad. “Lo que interesa es llegar al fondo del asunto”.

Jiménez afirmó que el grupo llevaba un mes y medio realizando labores de inteligencia, gracias a información recibida por inteligencia militar. Explicó que el grupo que mantenía la información tenía la reserva de este caso.

En la Policía Judicial incluso se restringió el ingreso de alimentos y se tomó todas las medidas de seguridad conocidas para precautelar la integridad de los detenidos y llegar al fondo del asunto.

A las 16h00 de ayer los tres colombianos y el ecuatoriano fueron trasladados al Centro de Detención Provisional. Aunque de acuerdo a rumores el protegido de la Fiscalía sería trasladado a la cárcel Cuatro.


Tome nota
CODIGO PENAL

Art. 224.- La tentativa de asesinato contra el Presidente de la República o el que se hallare ejerciendo la Función Ejecutiva será reprimida con reclusión mayor de ocho a doce años, aunque no llegue a inferirse daño alguno.

Versión de los Imputados

Oscar Jiménez Orozco, de 48 años de edad
Este colombiano, domiciliado en Cúcuta-Santander, comienza narrando que Julián lo contrató diciéndole que en Quito había una persona que era informante para militar y que esta podía hacer daño al presidente Alvaro Uribe, porque él sabía que podía comprometer el proceso de justicia y paz y que él era miembro de la CIA, y que necesitaba una persona en Quito.

Según Jiménez, Julián le habría dicho que la paga iba a ser de un millón y medio de dólares, pero que nunca se habló del presidente de la República, y que la fotografía de la persona se les mostraría tres horas antes del “trabajo”.

Dijo también, que durante el tiempo que estuvo en Quito, nunca tuvo facilidades para nada e incluso ni recursos para movilizarse.


Edgar González Nicolta, 54 años

Este también colombiano de Cúcuta-Santander, dice que vino a Quito porque un amigo suyo tiene una mina de oro y que él sabe de este oficio. Luego habla de que su interés era comprarse una finca y no atentar contra ninguna autoridad.

Edgar González. en versión rendida en la PJ, se refiere en varias oportunidades a un doctor, al que no identifica con su nombre. También habla de un “señor” que solicitaba un colombiano para hacer el “trabajo”, pero que el “doctor “ y él se negaron, “por lo que este señor se puso furioso y les amenazó. Edgar González habría preguntado al “doctor” quién es el “señor”, y este le contestó que es un paramilitar.


Oscar Julián Peña Hernández, 29 años
Este bogotano de profesión economista y que dice tener vínculos con los para militares de su país, narra que se enteró que se estaba fraguando un atentado contra el presidente Correa desde el mes de noviembre del año pasado y se dirigió a la embajada y luego al consultado del Ecuador a dar información.

Cuando vino a Quito, en compañía del Cónsul, les recibió una persona de nombre José Luis. Este colombiano habla de un tal Ángel, al que no identifica por sus apellidos, pero que este habría sido alcalde, diputado, etc. Igual habla de un Vidal Sáenz que trabaja en el ejército y de un tal Nicolás.


Santos Patricio Camacho Sáenz, 43 años
El ecuatoriano comenzó por rechazar las afirmaciones del Capitán de la UNASE, y dijo no tener nada que ver en absoluto con los hechos que se le imputan.

Capacho señaló que es una infamia la acusación que se le está formulando y que el único que conoce es a González. Agregó que trabajaba en la provincia de Sucumbíos, de la cual fue su gobernador.