Energía solar, la opción descuidada

NOV, 17, 2009 |

AHORRO. El Hotel Dann Carlton es amigable con el ambiente. Con estos paneles solares se abastecen 390 metros cúbicos de agua caliente. El ahorro es del 70%.
En otros tiempos el hombre estaba condenado a la dependencia a la electricidad generada a través de tecnología hidroeléctrica o termoeléctrica. Aunque el discurso de las energías alternativas parece estar lejos de la tecnología ecuatoriana, esto queda desmentido.

En Quito existen científicos y técnicos que trabajan en la producción y desarrollo de energías limpias y además hay edificios amigables con el ambiente que aprovechan el sol capitalino para echar a andar sus máquinas.

Éste es el caso del Hotel Dann Carlton, que en el techo de sus dos torres tiene un promedio de 200 paneles solares que aprovechan los rayos del astro rey para calentar el agua que abastece a sus 212 habitaciones y a una piscina temperada de 90 metros cúbicos.

Hace 11 años que este lugar cuenta con esta tecnología amigable con el ambiente en su primera torre y hace otros cinco que en su nueva construcción también se instaló este sistema.

A decir del arquitecto Franklin Silva, jefe de mantenimiento del Hotel Dann Carlton, este método permite que el ahorro sea de un 70% respecto al sistema clásico de calderos, utilizado tradicionalmente para generar energía térmica.

Desmitificar el costo
Uno de los ‘peros’ que se argumentan cuando se trata de energías limpias es que el costo de inversión es alto. Sin embargo, Silva desmitifica este punto: “Existe un prejuicio hacia la generación de energías renovables, sobre todo, en el aspecto de la inversión inicial. A pesar de que la tecnología es costosa, a futuro se ve un ahorro significativo. En el tiempo que tiene este sistema nunca ha presentado problemas; el mantenimiento es la limpieza frecuente, pero no demanda mayor esfuerzo. El costo beneficio supera enormemente a la inversión inicial”, explica.

Esta alternativa es para muchos científicos la respuesta a la crisis eléctrica que el país acarrea desde hace décadas.

El ingeniero mecánico Gilberto Montoya, especializado en energía renovable, explica que esta tecnología es una opción que todavía se mira con miopía. “Si se piensa a nivel macro sobre un gran proyecto de generación y distribución de energía solar a nivel de país, el costo se reduce significativamente. Además, el ambiente es beneficiado”, explica este científico y director del Centro de Investigaciones de Energías Alternativas.

Mil y un usos para el sol
Montoya explica que uno de los problemas es la cultura con la que se mira a la generación de un proyecto de energía solar, pues ésta tiene el estigma de la población de que sólo serviría para calentar agua, mas sus usos son múltiples.

“El Sol puede generar dos tipos de energía: eléctrica y termo. A través del sol toda una casa puede abastecerse de energía para los aparatos eléctricos y también contar con calefacción y calentador de agua”, agrega el experto.

“En la industria se puede utilizar desde en las cocinas, parrillas, hornos, calentamiento de piscinas, etc. Es el mismo uso que se da a la energía tradicional”, explica Montoya que vaticina que el futuro del país puede estar en el astro rey.


La casa solar está al sur de Quito

Un apagón en el sector de San Bartolo deja una gran mancha negra en este sector del sur de la ciudad, excepto en una casona de las calles Pungalá y Manglaralto.

¿Por qué? No se trata de un ‘compadrazgo’ de los propietarios con alguna persona de la empresa proveedora de energía eléctrica.

Al contrario, se trata de una construcción que genera su propia energía limpia. Es la casa solar que funciona al 100% con energía que proviene del astro rey.

Es la casa de Gilberto Montoya que es la viva prueba de que sí es posible aprovechar la energía solar. Allí habita toda su familia y además está su taller del Centro de Investigaciones de Energías Alternativas. Los 740 metros de construcción funcionan totalmente a base del sol.

Sauna, turco, piscina, calefacción, cocina, parrilla, maquinaria, electrodomésticos… todo funciona con la bendición del Sol. “Éste es el vivo ejemplo de que es posible vivir de la energía solar y ser amigable con el ambiente”, comenta.

Tome Nota
Mayor información sobre paneles solares de comercio en los teléfonos: 267 84 10 / 262 67 85 (Centro de Investigaciones de Energías Alternativas). O a 252 56 61 / 254 69 21 (Corporación Para el Desarrollo Sostenible).

INVESTIGAN MANERAS DE ABARATAR COSTOS
La Escuela Politécnica Nacional (EPN) también desarrolla proyectos de investigación que buscan mejorar la efectividad de la energía solar y abaratar costos.

“Existen proyectos conjuntos de física, electrónica, mecánica para optimizar la eficiencia de la energía solar. Se está tratando de mejorar los conductores que se utilizan en los captadores de energía que abarataría su costo y además estamos trabajando en tecnología de almacenamiento de energía solar a través de conversores y baterías recargables”, explicó el ingeniero eléctrico, Marcelo Pozo, catedrático e investigador de la EPN.

OPINIÓN
Carla Molina
Ingeniera Ambiental

Energía solar libre de contaminación

La energía solar es una de las alternativas más amigables con el ambiente cuando se trata de generación de electricidad (foto voltaica) o térmica (foto térmica).

No produce emisiones contaminantes gaseosas a diferencia de la energía tradicional que depende de los combustibles fósiles.

Además, su funcionamiento es silencioso y no produce contaminación auditiva y tampoco impacta significativamente el paisaje.

Este tipo de energía contribuye al desarrollo local de comunidades donde los servicios básicos son escasos y sobre todo reduce la dependencia a los combustibles fósiles.