La basura ahora aporta energía eléctrica a Quito

OCT, 17, 2017 |

Energía. La planta cuenta con potentes generadores para transformar el gas en electricidad.

Ayer se puso en marcha la primera planta de biogás del país. A partir de la basura se generarán 5 megavatios.

 

Luego de un poco más de un año y siete meses de trabajo, con el apoyo de inversión privada directa, ayer se inauguró  la primera planta de generación de energía eléctrica a partir del biogás que se obtiene de la basura. Más de 25 mil familias se beneficiarán de electricidad generada a través de la descomposición de los desechos que se producen en la ciudad.

En la planta ubicada dentro del Relleno Sanitario ‘El Inga’, a 45 km de la ciudad de quito, trabajarán 13 personas, entre obreros y técnicos nacionales, además de 20 funcionarios extranjeros. El 70% de empleados forman parte comunidades cercanas de  Itulcachi y Pifo.

Con esta infraestructura se podrá utilizar de manera eficiente el 30% del gas metano que se produce por la descomposición de unas 2.000 toneladas de basura. Con esto se producirán 5 megavatios de energía eléctrica cada mes, los cuales aportarán de manera directa al Sistema Nacional Interconectado.

Santiago Andrade, gerente de la Empresa Pública Metropolitana de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Emgirs), explicó  que a mediano y largo plazo se  planifica ampliar el proyecto de la planta de biogás y utilizar otro 30% del gas metano para generar más energía eléctrica.

Deisy Talavera, gerente de Gasgreen, empresa privada que participó en esta alianza estratégica con la Emgirs para construir la planta, indicó que los quiteños deben estar orgullosos porque esta infraestructura es la primera a escala nacional, la sexta de Sudamérica y la novena a escala mundial.

Además comentó que el total de la inversión asciende a 15 millones de dólares. “Esta alianza público-privada manejará la planta hasta 2028, cuando quedará totalmente en manos de la empresa municipal”, añadió.

Andrade acotó que como parte de esta alianza, a corto plazo, se realizará el aprovechamiento de la Planta de Separación de Residuos de la Estación Sur, donde se invertirán entre 30 y 50 millones de dólares  para reducir, entre un  30% y 40%, la cantidad de basura que va al relleno sanitario de ‘El Inga’.

Dichas acciones provocarán un ahorro de recursos  de 26,95 dólares por cada tonelada de basura que deja de ingresar al relleno y se utiliza de manera eficiente en otros fines.

 

Beneficio ambiental

Con la planta se dejan de emitir 26 millones de metros cúbicos de biogás al ambiente, lo que significa 250.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2). Por esto, el Municipio recibe 500.000 certificados de carbono (compensaciones ambientales) por reducir contaminantes y percibe dos megavatios de energía térmica para los usos internos del relleno.

EL DATO
El funcionamiento de la planta equivale a que por 300 días dejen de circular todos los vehículos por la ciudad de Quito, o a sembrar 2,5 millones de árboles.
La secretaria de Ambiente, Verónica Arias, aseveró que  cada vez que la planta produce energía a través del consumo del gas metano baja la huella de carbono de toda la ciudad. Además consideró que este proyecto es uno de los hitos más importantes en relación al manejo apropiado de los residuos sólidos y la visión cero basura.

“Quito es pionera a nivel de Ecuador y a nivel mundial al cumplir con el  acuerdo de París, que busca ciudades más ambientalmente sostenibles. Es un modelo que debería ser replicado en otras ciudades del país”, puntualizó. (JS)


 

¿Cómo funciona la planta?

El biogás es el producto de la biodegradación de la materia orgánica proveniente de los residuos sólidos urbanos. Para ser utilizado en la planta es captado desde el interior de los cubetos del relleno sanitario a través de tuberías de polietileno de alta densidad. Este flujo es dirigido hacia los motogeneradores, acoplados cada uno a un alternador, que funcionan bajo el ciclo de combustión interna.

El 58% del biogás está compuesto por metano, que posee un alto poder calorífico por lo que es utilizado como combustible para la planta. Este gas es 25 veces más contaminante que el dióxido de carbono.

1.900 m3 de gas metano utiliza mensualmente la planta, esto representa el 30% de lo que produce el Relleno Sanitario.