La Iglesia nos debe…

SEP, 23, 2018 | 00:04 - Por MARIANA VELASCO

Los abusos de la Iglesia Católica, convertidos en crisis, la arrastran a cuestas desde hace décadas y no se trata de desprestigiarla. Por más oraciones y agua bendita, no llega aún la apertura o glasnost que permita despejar todas las dudas sobre los encubrimientos de los abusos sexuales de sacerdotes. Estos son un escándalo mundial, tanto en el número de casos regados en la geografía, como por la permisividad y el tiempo que se dejó transcurrir. ¿Será que Jesús duerme?


La iglesia nos debe una depuración de responsabilidades, investigación de lo ocurrido y prevención contra estos comportamientos delictivos. No bastan  difusas asunciones de culpa y golpes de pecho colectivos, como lo hizo el Vaticano durante las últimas semanas. Se requiere identificar a los culpables y  desenmascarar a quienes por iniciativa propia, o de forma organizada, ayudaron  a encubrir y proteger a los presuntos delincuentes.


Los casos de abusos sexuales contra niños y adolescentes son graves, pero también se debe prestar atención a las agresiones cometidas contra  mayores de edad en situaciones de inferioridad jerárquica, social o psicológica, porque la iglesia y sus líderes conspiraron para ocultar los delitos, sin aceptar que sus ámbitos de actuación no están por encima de la ley.


Campañas como ‘#MeToo’ en redes sociales revelan miles de víctimas de abusos sexuales. Más allá del discurso del Papa, está su voluntad de abordar el legado de abusos y encubrimientos clericales. Hace falta un ‘#MeToo’,  como un acto de contrición público, donde la justicia pueda intervenir, cuando un obispo o sacerdote acose o viole sexualmente a otro ser humano.


Si el Papa reformista quiere conservar su credibilidad, debe responder preguntas sobre lo que sabe sobre los presuntos delitos sexuales de sus colaboradores. Francisco debe actuar  y  ordenar un cambio de forma concreta y pública  para  que los lobos vestidos de pastores reciban el castigo de la ley. Sólo así el rebaño será protegido. Hasta que eso cambie, es demasiado pronto  cerrar el libro sobre el escándalo sexual de la iglesia Católica.


[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

El cierre de El Nacional

00:16 | | El Nacional, un emblema del periodismo venezolano y latinoamericano, ha dejado de circular en papel después de 75 años...

¿Por qué importa la Corte Constitucional?

00:14 | | ¿Qué es la Constitución? ¿Por qué nos debe importar? Cuando se organiza un Estado se necesitan reglas...

Europa en llamas

00:12 | | Es un libro, escrito por el catalán Josep María Mundet en 1939, que narraba los sucesos de la Europa de la Segunda Guerra Mundial.

Viernes negro…

00:10 | | ‘Black Friday’ es una mala palabra que atenta en contra de la convivencia humana y alimenta salvajemente el consumismo aberrante que hace tiempo ya nos ha invadido...

Viajes al Asia

00:08 | | Desenmarañar el endeudamiento con China es más complicado que pronunciar el apellido del tercer vicepresidente que se cambia en 18 meses...

Ley de comunicación

00:06 | | El escenario ideal es la derogatoria de la Ley Orgánica de Comunicación (LOC), sin embargo su imposibilidad por la falta de votos en la Asamblea...

Otro rumbo a la educación

00:04 | | El actual ministro de Educación, Milton Luna (del ‘Contrato Social de la Educación’) desde su trinchera de editoriales...

Educación y felicidad social

00:02 | | Las sociedades y los estados de América Latina y el Caribe necesitamos fortalecidos y empoderados sistemas de educación para enfrentar los desafíos críticos de este siglo.

GALERIA DE VIDEOS