Incompetencia e incompetentes

OCT, 20, 2018 | 00:15 - Por La Hora Diario

Tal vez la promesa más atractiva de Lenín Moreno y su partido cuando aspiraban al Palacio de Carondelet fue que, por año, crearían 250 mil nuevos empleos. Los hechos dicen lo contrario: 60% de la población económicamente activa tiene un empleo no adecuado o está en el desempleo, lo que se traduce en 4’945.996 compatriotas y, además, en el último año 29.102 dejaron de ser empleados formales.

La última encuesta del INEC revela que, entre septiembre 2017 y septiembre 2018, el empleo adecuado bajó de 3’303.565 personas a 3’274.463. El Ministro de Trabajo dijo que los resultados no son los esperados por el Gobierno, pero que en 2019, “con los efectos de la estabilidad fiscal y la Ley de fomento productivo, esperamos conseguir los 250.000 nuevos empleos ofrecidos”.

Sean estadísticamente significativas o no las cifras, lo cierto es que la promesa no se cumple y miles de conciudadanos la están pasando mal y quizás peor en el corto plazo. Parece llegada la hora de redefinir qué es lo que importa que se haga y que la cooperación entre el sector privado y el Estado, las inversiones prometidas y la reforma fiscal reciente comiencen a dar frutos. 

Los diálogos deben fructificar, de lo contrario  habrán sido catarsis y sicoterapia, pero no la construcción de vías de salida a la crisis. Que lo digan los desempleados y aquellos ecuatorianos que no tienen un empleo adecuado, o los que salen con sus títulos académicos en las manos a un mercado laboral que tiene poco que ofrecerles. Hay que ganar eficacia y desterrar la incompetencia y a los incompetentes.  


La vida es una película mal montada”. Fernando Trueba Director de cine español (1955)

Si el hombre no ha descubierto nada por lo que morir, no es digno de vivir”. Martin Luther King Religioso estadounidense (1929-1968)

COMENTA CON EL AUTOR

info@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

A buscar gente proba y decente

00:15 | | Mal va el Estado ecuatoriano, pues no tiene quién lo defienda en los frentes que le competen.

No es tele

| Las historias nos seducen. Un personaje humano, un buen villano, un conflicto de voluntades, una buena dosis de drama y un final inesperado pueden hacernos simpatizar con cualquiera.

El miedo a los bárbaros

00:05 | | Asistimos a la mayoría de edad de algunos formatos mediáticos y de varias plataformas digitales, pero aún hay espacios académicos en donde estos fenómenos y la cultura son solo casos que no merecen ser estudiados.