Mujer y democracia

FEB, 17, 2019 | 00:04 - Por MARIANA VELASCO

Mariana Velasco

A pesar del avance, el liderazgo y la participación política de las mujeres están en peligro. Tienen poca representación no sólo como votantes, (a pesar de constituir más de la mitad de la población) también en cargos de elección popular, en puesto directivos, administración pública, sector privado o el mundo académico. 

Esta realidad contrasta con su capacidad como agentes de cambio y su derecho a participar por igual en la gobernanza democrática. De hecho, en todo el mundo, las mujeres son excepción en la adopción de decisiones y en la formulación de políticas públicas. 

Ecuador registra más de ochenta mil candidatos para las elecciones seccionales. Elegiremos   once mil setenta y nueve autoridades el 24 de marzo. Sin embargo, el número de mujeres candidatas, no visibiliza a las 6’669.428 de ecuatorianas empadronadas. Se entiende y no por ello justifica, las mujeres enfrentan dos tipos de obstáculos a la hora de participar en la vida política: las barreras estructurales y las brechas relativas a las capacidades. Ellas tienen menor probabilidad que los hombres de contar con educación y recursos necesarios para convertirse en líderes. 

La mayoría de candidatas viene del mundo del reality, farándula, canto y reinados. Pocas, con conocimiento y compromiso de servicio público. Es de esperar que estén preparadas para entender con claridad que el ambiente del sistema público suele ser hostil y se desarrolla en un marco de disputas de poder. 

El progreso de una democracia depende en gran medida de la existencia de una auténtica asociación entre hombres y mujeres que actúen con igualdad y complementariedad, es decir, nuestra democracia debe crecer y enriquecerse a partir de nuestras diferencias. 

Debemos estar claros que, el reconocimiento a la igualdad en la participación política, el empoderamiento de las mujeres como representantes de una democracia y el entender que de qué, sin la participación activa de las mujeres en todos los niveles de gobierno, no se podrán conseguir los objetivos de igualdad, desarrollo y paz.

  mavetapia@hotmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

mavetapia@hotmail.com

Más Noticias De Opinión

Un Estado fallido

00:40 | | El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible.

El doctor Julio César y la vejez

00:35 | | Se ha vuelto un oxímoron hablar en el Ecuador de políticos honestos. “Yo quisiera que ella llegue a mi edad. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

Un sitio en la historia

00:30 | | Cinco años de ausencia, silencio e injusticia. Un paro cardíaco puso fin a más de medio siglo de diplomacia de Diego Cordovez Zegers, quiteño nacido en 1935, de gran reputación, influencia y credibilidad a nivel nacional y mundial.

Lenín, ¿eres tú?

00:25 | | Dos años de gobierno y para mí solo hay una cosa clara: Lenín es un maestro de la política. Cuando fue vicepresidente de Rafael Correa, era una figura bonachona, dedicado a las causas sociales y poco embarrado en la política diaria.

La resta es mayor que la suma

00:20 | | Nunca consideré que Cristina Kirchner fuera una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio Macri. Siempre afirmé lo contrario.

Verdades a medias

00:15 | | El reino de la mentira es una matriz que direccionan los políticos con sus decisiones y omisiones; la reproducen al camuflar hechos y tapar nombres cuando la corrupción campea.

Yunda: defensa y aliados

00:10 | | La historia luminosa de Quito no tiene por qué detenerse en el oscuro reduccionismo con el que el articulista Juan José Illingworth culpa a Quito y victimiza a su ciudad para precautelar todo flujo económico direccionado a su molino.

Leer a Marx no daña a nadie

00:05 | | Carlos Marx no puso bombas, no hizo fusilar a nadie, no mandó a nadie a campos de concentración ni los obligó a expatriarse, tampoco propuso la estatalización burocrática y policial de la sociedad.

COLUMNISTAS