La importancia de ser pobres

MAR, 18, 2019 | 00:05 - Por MANUEL CASTRO M.

Manuel Castro M. 

Algunos analistas no se explican por qué hemos interrumpido el camino hacia convertirnos en una Venezuela, Cuba o Nicaragua y tampoco cómo nos hemos librado de Correa, uno de los capos del socialismo del siglo XXI, junto a Maduro, Ortega, Evo, los Castros. Además que hemos continuado con Alianza País 1 y 2, pues aún Moreno continúa de socialista, aunque bueno, pero despilfarrador (ofrece puentes, teleféricos, bonos). 

No es que hemos escapado porque el pueblo así lo ha exigido, sino porque pareciera que tenemos la suerte  que, como a los Estados Unidos, los perros y lo borrachos, nunca nos pasa nada malo, así nos arriesguemos (diez años en las urnas hemos elegido al correísmo), hagamos disparates (Yachay, plataformas, centrales eléctricas inservibles, escuelas del milenio abandonadas) y crucemos   a  la carrera los semáforos en rojo.

Por supuesto que hemos tenido capital inhumano: corruptos, aviones con inocentes maletas y pilotos, rumbo a los paraísos fiscales. Pájaros de alto vuelo que se ríen de las escopetas (de los jueces, fiscales, comisiones anticorrupción). Y que siguen mandando en el país. A pesar de todo ello por suerte estamos  lejos de volver al socialismo del siglo XXI.

En parte es porque hemos reculado del engaño populista, a pesar de que todavía hay ideólogos que sostienen que el socialismo que se ha aplicado no es el bueno, pues seguramente hay venenos más poderosos como el neo marxismo, el neo constitucionalismo y hasta el neo constitucionalismo andino.

Por paradójico que parezca, no hemos caído en esas trampas porque somos un país pequeño y pobre. Porque el precio del petróleo ha bajado, porque ya no hay dónde más esquilmarnos, porque ya estamos endeudados hasta la coronilla y es difícil obtener -sin que se note- algo de los criticados préstamos del FMI. 

Mientras, el escritor Oppenheimer dice: “¡Sálvese quien pueda!”, pues  la automatización arruinará el futuro del trabajo, nosotros podemos estar tranquilos porque no hay empleos que perder a manos de los robots o computadoras inteligentes que, además, no serán más sapas que algunos de nuestros “revolucionarios”.

manuelcastromurillo@hotmail.com
 

COMENTA CON EL AUTOR

macastro@uio.bce.fin.ec

Más Noticias De Opinión

Hambre en América Latina

00:14 | | El número de personas que pasan hambre en Latinoamérica y el Caribe creció en 2018 por tercer año consecutivo hasta afectar a 42.5 millones, según la ONU.

El tiempo es para la vida

00:12 | | Vivimos un menoscabo de derechos y dignidad, como consecuencia de   reiterados errores de un pueblo, al elegir a falsos redentores que venden engañoso bienestar y cuyos súbditos, los defienden hasta el fanatismo. Untados de teflón, flotan en el océano de la democracia.

El final del verde

00:10 | | El correísmo fue una mafia organizada para robar y enriquecer a su cúpula, encabezada por el “depredador” Correa.

Ajedrez de ratas

00:08 | | La cultura política ecuatoriana requiere renovar algunas categorías antes de las elecciones presidenciales de 2021.

Nueva generación decapitada

00:06 | | Vivimos tiempos en que lo pragmático se ha impuesto a lo trascendente.

Quito SOS, territorio y empleo

00:04 | | “La ciudad dejó el punto de partida de la Plaza Grande; se salió de madre y se ha ido,” dice así el poema Ciudad en vilo de Filoteo Samaniego.

¿Cómo votamos?

00:02 | | Cuando escucho a los analistas que la población ecuatoriana vota por ideología parecería que la referencia es un sueño, porque la realidad demuestra todo lo contrario.