2.776 niños inyectan alegría al Montúfar

SEP, 11, 2019 |

Vestimenta. Los padres de familia podrán adquirir los uniformes actuales en un lapso de tres meses.

Los exteriores del colegio Montúfar, ubicado en la avenida Napo, en el sur de Quito, lucen diferentes. 

Las mochilas con la imagen del hombre araña o de algún otro personaje de cómics o dibujos animados son la muestra de que la emblemática institución, fundada en 1941, se ha transformado en unidad educativa. 

Actualmente, a las voces de los adolescentes se suman las risas agudas de los niños que pertenecían a dos escuelas del sector: República de Brasil y República de Argentina; que se fusionaron para ser parte del Montúfar.
 

Adecuaciones
Más 160.000 dólares se invirtieron en las obras de adecuación de infraestructura educativa. Los trabajos incluyeron la repotenciación de un bloque de 14 aulas con cambio de cerámicas, pisos, ventanas, rejillas, cubiertas y cielos rasos. Además, se construyeron tres aulas, baterías sanitarias y una cancha de uso múltiple, que será de acceso exclusivo para niños. 

Los espacios renovados están situados en la parte posterior del plantel y desde este año reciben a 2.776 chicos pertenecientes a los niveles de primero de Básica, Educación Básica Elemental, Media y Superior. En total, la unidad educativa tiene 4.594 estudiantes, entre Básica y Bachillerato, que rinden honores a los colores azul y rojo del conocido ‘Montufar Señor’. 

“Señores pocos, patrón cualquiera, era nuestra respuesta por la rivalidad sana que teníamos con el Mejía. Por el fútbol, el básquet o la banda de guerra, nada que dañe a nadie”, explica Xavier Díaz, egresado de la institución al mirar que su sobrino de 9 años es ahora parte de la institución. “La verdad fue una grata coincidencia, mi experiencia en este colegio fue valiosa y sé que para mi sobrino será igual”. 

Otro exalumno, David Castro, considera positivo que se amplíe la oferta a los primeros niveles. “El Montúfar se ha destacado por ofrecer educación de calidad”.  

Castro, sin embargo, dice que será difícil quitarse la costumbre de llamarlo colegio experimental para decirle unidad educativa. “Creo que así sonaba más chévere”, comenta entre risas el joven que actualmente estudia ingeniería mecánica en la Politécnica Nacional. 

Con timidez, Gabriel Corrales, de quinto de básica, señala que le gusta su nueva institución, así como el uniforme. Cuenta que su mamá le dijo que ahora su nueva escuelita se llama Montúfar.

 
Desafíos 
Fernanda Yépez Calderón, subsecretaria de Educación del Distrito, indica que han trabajado con docentes y autoridades previo al inicio a clases, en una caravana educativa llamada ‘Juntos soñamos, juntos construimos’, donde prepararon a los maestros con herramientas educativas digitales para el aula, y con insumos para construir una escuela y el colegio integrales.

Miguel Ángel Chora, rector del colegio, dice que esto significa un logro para toda la parte sur occidental de la ciudad. Esto, porque los niños que iban a escuelas del sector no disponían de las instalaciones necesarias para sus actividades. 

Para Chora, transformarse en unidad educativa es un reto grande. “Falta mucho por hacer. Tenemos estructurado el arranque”.

El rector afirma que muchos padres se muestran contentos porque el Montúfar abre sus puertas a los más pequeños. Sin embargo, algunos están inconformes por la distribución del alumnado porque pensaban que se les iban a ubicar de acuerdo con la jornada matutina en la que asistían a las escuelas anteriores. Ahora hay quienes tendrán clases por la tarde.

En cuanto a los docentes, Chora señala que de las dos escuelas que se integraron al Montúfar, “quedaron sobrando cerca de 20 profesores” por lo que están a la espera de la disposición o alternativa que da el Distrito para saber dónde serán reubicados o cuál será su carga horaria (AVV). 

Tendencia
°Los colegios Santiago de Guayaquil, Benalcázar, Espejo, Manuela Cañizares son algunas instituciones emblemáticas que ahora son unidades educativas. 
 

Más Noticias De Noticias de Quito

Se descarta contaminación tras incendio industrial

| Se temía que hubiera concentración de monóxido de carbono, ácido sulfhídrico y vapores orgánicos combustibles.

La rehabilitación del colegio María de Nazaret sigue pendiente

| Cada vez que se registra un incendio estructural en la ciudad, los habitantes de La Recoleta, en el Centro Histórico, vuelven su mirada al colegio María de Nazaret.

Mantenimiento para vías repavimentadas debe ser anual

| Los asfaltos fabricados por el Municipio requieren una microcapa de protección para evitar fisuras y daños.

Así se reparan los vitrales de la Basílica

Martes, 17 de septiembre de 2019 | | La restauración de este tipo de obras de arte requiere de técnicas específicas y pigmentos especiales.