Noticias   /   Mundo

Ecuatoriano murió por impacto de bala en protestas de Chile

OCT, 21, 2019 | 14:13

Foto: AFP

Noticias Relacionadas

Quito, EFE

Romario Wladimir Veloz Cortez, el joven ecuatoriano que falleció en las protestas sociales que se registran en Santiago de Chile, murió a causa de una bala, confirmó este martes la Cancillería de Ecuador en un comunicado.

"Fue impactado por una bala durante las manifestaciones ocurridas el 20 de octubre, en el sector de La Serena, en Santiago de Chile", afirma el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado en el que expresa sus condolencias a la familia.

La Embajada de Ecuador en Chile ya ha solicitado a las autoridades chilenas que realice las investigaciones pertinentes para esclarecer las circunstancias de la muerte de Veloz Cortez, de 26 años de edad.

"La misión diplomática estará atenta al desarrollo de las indagaciones y los resultados", reza la nota oficial.

La Cancillería también reitera su compromiso de brindar toda la asistencia y el acompañamiento a la familia, aunque los restos del ecuatoriano recibirán sepultura en Chile, país donde residen sus padres.

Grupos violentos en Chile han radicalizado una protesta social contra la desigualdad que se ha cobrado hasta el momento diez vidas y que han sembrado de terror las calles de cada vez más lugares del país, con barricadas, incendios y saqueos.

El domingo, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, dijo que el país está "en guerra contra un enemigo poderoso e implacable", en relación a los grupos que han sumido al país en un estado de emergencia.

"Estamos en guerra contra un enemigo poderoso e implacable que no respeta a nada ni a nadie y que está dispuesto a usar la violencia sin ningún límite incluso cuando significa la pérdida de vidas humanas, con el único propósito de producir el mayor daño posible", dijo el mandatario chileno en una comparecencia pública ante la prensa.

"Ellos están en guerra contra todos los chilenos que quieren vivir en democracia", agregó.

La capital de Chile despertó este lunes "en calma", en la primera jornada laboral desde que se radicalizaran las protestas sociales, con sólo una línea de metro abierta y servicios de autobuses subsidiarios para tratar de que los ciudadanos acudan a sus trabajos con normalidad.

Pero, tras el calmado despertar, miles de ciudadanos comenzaron a concentrarse en distintos lugares de la ciudad, principalmente en la céntrica Plaza Italia, en una protesta masiva y mayormente pacífica, pero en la que se registran algunos incidentes.