500 comerciantes informales ya no ocuparán las aceras en Chillogallo

MAR, 31, 2020 | 10:07

Redacción QUITO

Desde las 5:00 de este martes 31 de marzo, la Secretaría General de Seguridad y Gobernabilidad realizó un operativo para precautelar el buen uso del espacio público en la Avenida Mariscal Sucre, sector Chillogallo, en el sur de la capital, por la gran afluencia de personas. 

El secretario general de Seguridad y Gobernabilidad, César Díaz, indicó que frente al mercado Las Cuadras, alrededor de 500 personas vendían diversos productos; lo que representaba un foco de contagios del Covid-19.

“Hemos tomado como medida de seguridad, tanto para estos comerciantes autónomos, como para la autoridad y los ciudadanos, el vallado de estas calles y la suspensión temporal del tráfico a fin de garantizar estrictamente la movilidad peatonal al mercado las cuadras”, dijo Díaz.

Por eso, con el operativo, los comerciantes no pudieron ubicarse en las aceras, debido a que cuando llegaron ya estaba todo cercado. Además, como llegaban al sector en sus vehículos, la medida de suspensión del tránsito evitará que se trasladen allí. 

La Licencia Única de Actividades Económicas (LUAE) está suspendida durante la emergencia sanitaria.Mauricio Domínguez, vocero de la Agencia Metropolitana de Control (AMC), indicó que operativos como estos se replicarán en todos los mercados del Distrito Metropolitano de Quito e hizo un llamado a los usuarios y comerciantes para que utilicen permanentemente mascarilla, guantes y cumplan con las medidas de higiene para la expedición de los productos.

“Aquí el mercado las Cuadras es uno de los puntos más conflictivos que hemos tenido y denuncias también a través de redes sociales”, resaltó el funcionario. 

Realidades

Los comerciantes que han sido desalojados dicen que al no tener un trabajo estable deben salir a las calles.

“Nosotros salimos con miedo, pero si no, no podemos llevar qué comer a la casa (…) Esperamos que el alcalde (Jorge Yunda) nos dé la ayuda que dijo, porque sino vamos a seguir en las calles”, dijo Ángel Loma, quien antes de la emergencia sanitaria, vendía helados en los buses. 

Domínguez resaltó que el Municipio está emprendido campañas como la radiomaratón, para ayudar a las familias de escasos recursos que por ahora deben velar por su salud y la de sus familias quedándose en casa.