Temor por deslizamientos en época de invierno

OCT, 20, 2020 |

Precaución. En Quito hay casas al borde de quebradas o taludes inestables.

Hay más de 70 puntos de Quito que son vulnerables ante las intensas lluvias.

En el barrio La Tola de Guápulo vive José R. Desde hace varios años, autoridades del Municipio de Quito le han solicitado que salga del sitio, mencionando que le ofrecieron darle facilidades para ser reubicado, pero se negó.

“Había un proyecto habitacional por el sur de Quito, pero yo ni me quiero ir, ni tengo plata”, dijo. Su casa se ubica a la orilla del Río Machángara, donde los efectos de los deslaves provocados por la época invernal no lo han golpeado, “aunque cada vez la tierra se mueve más”.

Ubicaciones riesgosas

El punto donde vive José es uno de los más de 70 espacios que la Secretaría de Seguridad del Municipio ha detectado como vulnerables ante inundaciones o deslizamiento de tierra.

Precisamente, la entidad ha señalado que se mantienen monitoreando la ciudad ante la amenaza de fuertes precipitaciones.

Otros de los sectores que mantienen en vilo a sus moradores son los que comprenden la avenida Simón Bolívar y el Centro Comercial El Recreo, que en años pasados, inclusive, han sufrido víctimas mortales a causa de las fuertes lluvias.

Falta de control

Hugo Carpio, experto en Planificación y Ordenación Territorial, dice que uno de los principales problemas que presenta la ciudad es la falta de control sobre dónde se sitúan los ciudadanos de escasos recursos.

“La mayoría se asienta a los bordes de las quebradas o sobre taludes inestables porque son zonas donde no se ejerce control. Es decir, que antes que alguien se establezca las autoridades deberían evitarlo, porque desalojarlos después es más complejo”, explica Carpio.

Por lo regular, las casas construidas al borde de taludes, que no cuentan con ningún tipo de protección y están separadas por muros de tierra, en caso de una fuerte lluvia se convierten en lodo y se vuelven más inestables. 

“Se necesita un plan integral de reubicación o, a su vez, un estudio que determine cómo reforzar esas viviendas. El punto no es esperar que la estructura colapse”, advierte el experto.

Todo esto, según Carpio, responde a un crecimiento desordenado que durante décadas ningún Alcalde ha controlado. Sin este control, la ciudadanía incurre en los usos no compatibles de suelo y zonas no delimitadas que se visibilizan “únicamente en épocas de lluvia”. (AVV)

Tome precauciones

Hugo Carpio, experto en Planificación y Ordenación Territorial, señala que si una persona vive en una zona alta, en caso de presentarse fuertes precipitaciones debe salir de la casa. Además, si las vías de acceso colapsan debe inmediatamente llamar al ECU-911.

Mientras que, para aquellos que vivan cerca de reservorios o canales de riego, se recomienda realizar mingas para quitar escombros o solicitar al Municipio este servicio.