Noticias   /   País

La Bomba integra el Patrimonio Cultural Inmaterial del Ecuador

OCT, 21, 2020 |

Personaje. Zoila Espinoza, fallecida en 2017, era considerada la ‘Reina de la Bomba’, por llevar esta tradición incluso a nivel internacional.

Esta expresión cultural tiene mayor presencia en Imbabura, en las comunidades afro.

Redacción IMBABURA

El Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) y el Ministerio de Cultura y Patrimonio emitieron ayer la certificación de la manifestación cultural "Bomba, música, danza y saberes ancestrales", como parte del Patrimonio Cultural Inmaterial del Ecuador.

La Bomba, un instrumento y género musical de la Sierra ecuatoriana, se suma a las 18 manifestaciones culturales certificadas como patrimonio cultural inmaterial y que forman parte del inventario patrimonial, que registra 8.327 manifestaciones a nivel nacional.

Actualmente la comunidad afro, el Municipio de Mira (Carchi) y el INPC trabajan en la incorporación de la Bomba en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de Ecuador, como mecanismo de salvaguardia y de revitalización de los saberes y prácticas ancestrales que abarca esta manifestación.

Legado imbabureño

La inclusión de esta expresión cultural en el inventario patrimonial responde a un proceso de investigación antropológica y etnohistórica que tuvo la participación activa de la comunidad y las instituciones competentes, según señaló el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural en un comunicado.

Desde sus orígenes, la Bomba ha estado estrechamente relacionada con la historia de la Sierra norte del Ecuador, principalmente de Imbabura.

La población originaria asentada en el Valle del Chota, en la cuenca del Río Mira e Intag, así como de las comunidades adyacentes, son poseedoras de una riquísima tradición cultural ancestral, musical, dancística y poética, como resultado de una hibridación cultural, indo-africana-europea.

Esta manifestación cultural aglutina significados de diferente orden: organológico, tímbrico, composicional musical, poético, coreográfico, donde ellos mismos reúnen una serie de elementos simbólicos, que favorecen la cohesión social y que han permanecido de generación en generación como estrategias de resistencia e identidad colectiva.

La composición de sus letras da cuenta del sistema de producción: la hacienda cañera, el trapiche, las relaciones de poder que fueron configurando las influencias e intercambios de elementos musicales de otras culturas.

Estos cantos y danzas inherentes a la Bomba como instrumento y música simbolizan toda una forma de comunicación que permite canalizar sentimientos y las expresiones de vida de toda una población, fortaleciendo el sentido de identidad y pertenencia del pueblo afro ecuatoriano.

¿Dónde nace la Bomba?

Según una publicación de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), la música bomba tiene sus inicios en la década de los 60. La gente, después de jornadas agotadoras de trabajo, se reunía en los corredores de las casas con el fin de compartir diálogos amenos con los amigos y familiares.

Al ritmo de la conversación salían las melodías que, por lo general, son compuestas con base en la vivencia diaria, el trabajo, el sufrimiento… Le cantaban al río, al amor, a las esperanzas y, en sí, era una recopilación de las experiencias de la vida.

En la época de su nacimiento solo la escuchaban, cantaban y bailaban los adultos, pero en años recientes, se presenta más dinámica, contemporánea y hace que los jóvenes la canten y la bailen.

Por otra parte, diversos estudios indican que se trata de una herencia de abuelos y ancestros, que llegaron esclavizados desde África, al Valle del Chota, donde arribaron como cautivos y buscaron hacer algo parecido a lo original de allá.

De instrumento a género musical

Considerado también como un género musical, que en Ecuador tiene sus raíces en el extenso Valle del Chota (Imbabura-Carchi), la Bomba tiene un estilo libre, sin reglas rígidas en cuanto a la rima y al verso, donde su contenido está enriquecido con situaciones netamente sociales, expresando mediante su lenguaje característico y pintoresco la cultura y las tradiciones del pueblo del Chota.

La Bomba bailable recibe este nombre por el tambor que se usa en sus interpretaciones y que desde hace cientos de años se lo conoce como ‘bomba’. Entonces, “el tambor o bomba es una herencia de los antepasados afroecuatorianos que llegaron al país como esclavos”, relató, en su momento, Ofelia Lara, lideresa de la cultura afrochoteña.


Desde el año pasado la Bomba busca ser parte del Patrimonio Inmaterial, designación que la recibió ayer.

Más Noticias De País

Luisa Valverde: Del alcoholismo a la lucha olímpica

Sábado, 30 de enero de 2021 | | Alcohólica entre los 11 y 14 años, la ecuatoriana Luisa Valverde, de 30 años, aspira clasificarse a los Juegos Olímpicos de Tokio en lucha olímpica y dar ejemplo a los más jóvenes para que se aparten d