Uso de plásticos aumentan por pandemia

OCT, 26, 2020 |

AMBIETE Uso de plásticos aumentó al mismo tiempo que los servicios de comida a domicilio.

Durante la pandemia la percepción de que los plásticos y desechables brindan mayor seguridad han hecho que su uso aumente de forma alarmante.

Más de 441.000 toneladas de residuos sólidos se ha recolectado en la capital desde el 16 de marzo hasta septiembre, esto sería una cifra mayor a la del 2019; en el mismo período la Empresa Pública Metropolitana de Aseo de Quito (Emaseo), recogió alrededor de 431.751.

Mucha de esta basura corresponde a bolsas plásticas y recipientes desechables, que aumentaron su comercio debido a la pandemia de la COVID-19.

Antes del Coronavirus en Ecuador cada persona consumía aproximadamente 130 fundas tipo camiseta en un año o 1.500 millones de ese tipo de bolsas, que se usan para almacenar las compras, según datos del Ministerio de Ambiente. Esa cifra habría aumentado pues con el virus las personas tienen la percepción de que usar fundas plásticas disminuye el riesgo de contagio.

Andrea Garzón, gerente de la organización Huella Verde, comenta que esta idea es falsa, pero la gente aún sigue creyéndolo, “personas que ya llevaban su bolsita de tela al mercado, comenzaron a no hacerlo y prefieren utilizar las bolsas de los supermercados”.

El uso de plástico desechable es otro factor que está en aumento, sobre todo, por las restricciones de movilidad y el crecimiento de servicios de entrega a domicilio. Estos platos, cubiertos y vasos generan grandes cantidades de basura que tiene consecuencias negativas ambientales y sociales.

Así lo confirma Garzón, quien añade que “en la capital se reportaron 400 toneladas de basura extra al día, de lo que ya había antes”, estos desechos desembocan en quebradas, ríos y mares.

Crecimiento de la industria de plásticos

La industria de los plásticos vive un repunte en los envases o recipientes que se utilizan para servicio a domicilio. Por ejemplo, la empresa Plásticos del Litoral tuvo un incremento del 10% en las ventas, en comparación al 2019. “Sin embargo, hay decrecimiento en vajilla plástica, debido a la suspensión de eventos sociales”, dijo Franklin Pinos, subgerente comercial de la compañía.

La Emaseo estima, que este 2020, la recolección total de residuos sólidos llegue a un promedio de 62.130 toneladas; el año pasado fueron 61.341. Por su parte, Karina Jaramillo, gerente administrativa de Plásticos Jaramillo, empresa cuyo principal producto de venta son las fundas, coincidió en el repunte de la industria. “Si hay un aumento considerable de empaques plásticos y a su vez de fundas porque las dos cosas van unidas. La demanda creció en un 10%, considerando que los primeros meses de pandemia no se efectuaron actividades normales”, comentó Jaramillo.

Análisis desde la norma

Desde el 9 de mayo en Ecuador empezó a regir el impuesto a las fundas plásticas, el consumidor paga 0,04 más, esta tarifa irá aumentado cada año hasta el 2023, cuando el valor se establezca en 0,10 centavos. La norma para el pago del Impuesto a los Consumos Especiales (ICE), menciona que las fundas plásticas que contengan el 50% de materia prima reciclada post consumo, pueden aplicar a la exoneración o rebaja del 50% de la tarifa.

Reusar para evitar aumento de plásticos

Andrea Garzón, gerente de la organización Huella Verde, considera que las medidas adoptadas por las autoridades no son suficientes, puesto que las cifras de basura siguen en aumento y existen otros agentes contaminantes que generan daños al ambiente.

Cada minuto se compra un millón de botellas de plástico y al año se usa 500 mil millones de bolsas a nivel mundial, según ONU, por la pandemia los datos podrían aumentar.“Debería haber más presión para que las empresas sean responsables con los empaques que utilizan. Segundo, enfocarnos en reusar, porque fabricar algo para una sola vez es ineficiente, gastamos energía, materiales, agua, transporte, para votarlo al instante”, recomendó la especializada en servicios ambientales y cambio climático.

Explica que los envases ecológicos sirven únicamente cuando son separados de la basura normal y posteriormente cumplen con los procesos para regresar a la naturaleza, de lo contrario el impacto es mínimo.