Una mano para indigentes de Quito

NOV, 26, 2020 |

Apoyo. El proyecto de atención a habitantes de calle y adicciones atiende a personas entre 18 y 75 años de edad, en Quito.

El Patronato San José decidió emprender varias acciones que permitan a estas personas tener un lugar en donde poder alimentarse.

La pandemia de la Covid-19 ha sido inclemente con el mundo entero, pero un poco más con aquellas personas que por diversos motivos se encuentran en situación de calle, es decir viven, duermen e inclusive mueren en medio de los portones y los muros de la capital.

Para aliviar en algo esta triste realidad, el Patronato San José decidió emprender varias acciones que permitan a estas personas tener un lugar en donde poder alimentarse, en otros casos en donde poder tomar un baño, cambiarse de ropa, dormir calientes y seguros.

Este es  el proyecto de atención a personas habitantes de calle y adicciones que atiende a gente entre 18 y 75 años de edad, que viven en la indigencia, mendicidad, explotación económica o laboral, adicciones, exclusión social, abandono, trabajo infantil, alteraciones en su salud física o mental, discapacidad y movilidad humana en el Distrito Metropolitano.

¿Cómo se los atiende?

Elba Gómez, del Patronato San José, indicó que en estos procesos lo que se hace es  abordar a las personas que necesitan el servicio, hacen una intervención integral y sensibilización, con el propósito de mejorar su calidad de vida.

Para lograr aquello utilizan la metodología de la reducción del daño. “Esto quiere decir que mediante un equipo técnico lo que se intenta es re-educar, re-dirigir y brindar servicios que permitan disminuir la callejización y el consumo de sustancias psicoactivas”, explicó.

Al momento se ha realizado 3.596 abordajes y 14.022 sensibilizaciones en los ocho últimos meses.

La metodología que han usado para poder alcanzar a la mayor parte de personas que se encuentran en las calles, explicó personal del Patronato, es que las brigadas del proyecto acuden todos los días a los lugares que presentan esta problemática en la ciudad para abordar a las personas y ofrecer los servicios.

“La persona que es remitida es evaluada para constatar su voluntariedad para ingresar al proceso terapéutico”, señaló Romel Artieda, coordinador de Adicciones.

Albergues y comedor inclusivo

Los lugares abiertos para la ayuda son el albergue temporal junto a la Casa de la Cultura Ecuatoriana, albergues de Casa de la Niñez 1 y Casa del Hermano.

Para recibir alimentos se creó el comedor inclusivo que atiende de 11:00 a 14:00 y se adecuó un espacio de alojamiento nocturno que ha realizado 1.114 atenciones.

1.114 atenciones se han dado en cuanto a alojamiento nocturno.