Prescripción de la accion penal

MAR, 19, 2018 | - Por Mesías Mestanza Solano

MESÍAS MESTANZA SOLANO

El Código Orgánico Integral Penal reconoce a la prescripción como una forma de extinción de la acción penal; limitando al poder punitivo del Estado la persecución y sanción de quienes hayan adecuado su conducta a un tipo penal por efecto del tiempo; así tenemos que de no haberse iniciado el proceso penal en delitos de acción pública, su ejercicio prescribe en el mismo tiempo del máximo de la pena de privación de libertad previsto para cada delito, contado desde la fecha de su cometimiento, pero en ningún caso la acción prescribirá en menos de cinco años; de haberse iniciado el proceso, el tiempo se contará desde el inicio de la instrucción fiscal, sin embargo, hay delitos que no prescriben nunca, que lo trataremos en otro tema. Pero si nos referimos a delitos menores llamados de acción privada, tales como la calumnia, usurpación, estupro, lesiones que generen una incapacidad física de hasta treinta días con excepción de los casos de violencia intrafamiliar y tránsito, la acción para iniciarla prescribe en seis meses, y si se ha iniciado ya, prescribe en dos años. En todo caso diremos que si se cumplen ciertos requisitos, se extingue la posibilidad de investigar. Claro está que el procesado no debe tener otra causa penal, caso contrario se interrumpe el plazo de la prescripción.

Decía mi Ilustre Maestro Dr. José García Falconí que: “La prescripción, es la cesación de potestad punitiva del Estado al transcurrir un período de un tiempo fijado por la ley, así transcurrido ese lapso se extingue el derecho del Estado a imponer la sanción”. Pienso amigos lectores que la prescripción que parece un premio para el procesado autor de un crimen se configura por dos hechos importantes: el uno, el desinterés del poder punitivo estatal y el otro el olvido de la víctima para perseguir la sanción, pero también me pregunto…qué sería si no hubiese esta figura llamada prescripción…tocaría litigar toda la vida o cada que nos acordemos; manteniendo de esta manera en zozobra no solamente a víctima y procesado sino además al gran entorno familiar que siempre estará pendiente del resultado final en una sentencia.

[email protected]

 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

¿Hacia dónde vamos?

| Antes de responder esta pregunta, inspirémonos y expresemos sin reservas nuestra determinación a convertirnos en una ciudad  que proporcione a todos sus habitantes.

Del enfoque de género al miedo

| Una palabra aparentemente inocente se torna insólita y amenazante en el discurso público, ‘el género’, parece convertirse en un término espantoso que atenta en contra de la familia y lo moral.

Tareas pendientes

| La tarea para recomponer, o más bien, construir un país próspero e incluyente, aún está cuesta arriba. Mientras en lo político.

Pero la Ley sigue en pie

00:20 | | Los cambios, en el discurso y en los hechos se vienen dando, lo que no es fácil de determinar  si los momentos para el  cambio han sido los justos.

dios, así, con minúscula

00:15 | | Desde hace un tiempo algunos de los estudiantes de la institución en que daba clases llamaron mi atención al escribir “dios”, así, con minúscula.

Casa abierta y periodismo

00:10 | | La Facultad de Comunicación Social (Facso) de la Universidad Central del Ecuador realizó su primera casa abierta, a la que denominó ‘Ñucanchi Huasi’.

Solución a nuestros males

00:05 | | Holguín, Cuba.- En 1923 el antropólogo Fernando Ortiz publicó el artículo ‘Seamos hoy como fueron ayer’, donde planteaba lo que consideraba como posible solución a los males de la sociedad cubana. 

GALERIA DE VIDEOS