Marques de Melo

JUN, 24, 2018 | 00:30 - Por Pablo Escandón Montenegro

Pablo Escandón Montenegro

Lo conocí en el Panamericano de Comunicación en Chile, cuando empezaba mi labor como editor de la revista Chasqui. Lo entrevisté y me encontré con la sinceridad y benevolencia que lo delataban sus profundos ojos azules. En adelante la relación con el profesor Marques de Melo fue de admiración y apoyo incondicional.

Fue uno de los iniciales becarios de CIESPAL en la década de los sesenta, cuando los estudios superiores de periodismo se iniciaban de la mano de profesores funcionalistas, con métodos ahora muy cuestionados por las escuelas críticas. Era el comienzo de la formalización de la investigación y el análisis sobre los medios.

Se formó con Jorge Fernández, a quien le guardaba mucho agradecimiento, como a todo Ecuador. En sus siguientes encuentros con el país buscó animarnos para que formáramos redes de trabajo, nos asociáramos y configurar un cuerpo académico con aportes variados y sin sectarismo.

José Marques de Melo fue un hombre sabio y un gran maestro, por donde iba fundaba espacios académicos de reflexión sobre la comunicación y el periodismo, sobre la democracia y la educación. Nunca habló mal de nadie, nunca escuché descalificaciones hacia tendencias o posturas académicas, para él toda lectura era válida y cada escuela y perspectiva, una oportunidad de descubrir el mundo.

Junto con Jesús Martín-Barbero fue uno de los padres de la Escuela Latinoamericana de Comunicación. En Ecuador no se lo estudia ni se promueven sus estudios sobre la telenovela o sobre el periodismo de espectáculo y la incidencia en lo político. En Brasil es un referente y cada año, en los encuentros de ELACOM, los estudiantes iban a conocer al maestro de varias generaciones.

Me precio de haber sido su amigo y por ello le dedico este homenaje ahora que nos dejó físicamente.

[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected] @pabloescand

Más Noticias De Opinión

La pena en nuestra legislación

| En el concepto más sencillo, la pena es la restricción a la libertad y a los derechos de las personas, como consecuencia jurídica de una acción u omisión punible; es decir, es la resultante de un proceso penal que termina con una sentencia condenatoria, cuya finalidad es la prevención, la rehabilitación y la reparación de los derechos de las víctimas.

Lo pasado, ¿es pasado?

00:06 | | Más deprisa que en su primer año de gobierno, el presidente Lenín Moreno en su “refrescamiento” de su gabinete...

Condecoraciones

00:04 | | Es obligación de los representantes de la sociedad el reconocimiento a las personalidades que han sobresalido por sus magníficas realizaciones.

No hay que alentarlos

00:02 | | El tema de los grafiteros hay que tomarlo con una dosis de buen humor.

GALERIA DE VIDEOS