De venganzas y devengantes

OCT, 18, 2018 | 00:15 - Por Pablo Izquierdo Pinos

Pablo Izquierdo Pinos

La formación continua forma parte de la vida de los médicos. La propia naturaleza de la profesión, los adelantos tecnológicos o científicos, hacen imprescindible optar por una especialidad.  ¿Qué es “devengar” una beca? “Derecho a una cantidad de dinero como pago por su trabajo”, no lo asumido: “trabajar el doble de tiempo para pagar una especialidad”. 

El Ministerio de Salud Pública (MSP) es la máxima autoridad regulatoria, pero la multiplicidad de leyes orgánicas, reglamentos, acuerdos, resoluciones -y sus interpretaciones- se contraponen formando un caos inconstitucional que perjudican al recurso humano y vuelve ineficiente al Sistema de Salud.

La Ley Orgánica de Educación Superior, vigente hasta agosto de 2018, expresaba: “En ningún caso se podrá devengar la beca o ayuda económica con trabajo”. Una reforma posterior elimina ese precepto y deja a libre interpretación en un confuso reglamento, que vulnera -aún más- derechos básicos. Los profesionales son sometidos a acuerdos, resoluciones y comités que los discriminan sin tomar en cuenta factores personales, sociales, etc.

Mientras, el MSP anunciaba una convocatoria para contratar especialistas extranjeros para el hospital de Portoviejo. Médicos becarios manabitas que “devengaban” en otras provincias pugnaban por regresar a trabajar a su tierra. 

A una radióloga con un niño enfermo se le quería forzar a trabajar en un lugar alejado. Amenazada con coactiva, tuvo que pagar 110 mil dólares. Hay hospitales en donde se contrató especialistas foráneos en lugar de “devengantes”, expulsados lejos y donde no existen las condiciones ni de infraestructura ni de equipamiento.

Una joven dirigente de la Asociación de Médicos Devengantes que reclamaba sus derechos, fue objeto de un comunicado oficial que la calificaba de “deshonesta” y “tendenciosa”, al estilo vengativo de la Secom. En ese pasquín no se desmiente con argumentos. Toman el camino de la ofensa y el insulto. Que esta pléyade de valientes jóvenes no contaminados por la politiquería  sigan el ejemplo de Tanca Marengo, Naranjo o Fierro, pioneros de la salud pública ecuatoriana. Un ejemplo de decencia, honradez y sentido común. 


pabloizquierdo7@gmail.com 
 

COMENTA CON EL AUTOR

pabloizquierdo7@gmail.com

Más Noticias De Opinión

Tuberculosis cerebral

| El sufrimiento de muchos, no puede ser la base de la prosperidad de los castro-narco-comunistas que se disfrazan de demócratas, para seguir saqueando desde otros partidos.

Sociedad y violencia

| Ecuador en la última década no sólo fue adquiriendo mayor endeudamiento público sino que los niveles de violencia e inseguridad social se han incrementado.

Una idiosincrasia retrógrada

00:15 | | Las manifestaciones contra el machismo, la misoginia, femicidio y la xenofobia se dieron con relativa fuerza en algunas ciudades del país.

A la moda

00:10 | | Los ecuatorianos estamos a la moda. Si en una reunión algún español empieza a disertar sobre el caso de “La manada”, nosotros ya podemos decir “en Ecuador también enfrentamos ese suplicio”.

Las reformas a la LOC

00:05 | | legó el veto parcial del Ejecutivo y se realizará una reforma al artículo 5 que aún define a la comunicación como un servicio público.