Furukawa es un asunto de Derechos Humanos

MAR, 22, 2019 | 00:05 - Por Diego Cazar Baquero

Diego Cazar Baquero

El lunes 18 de febrero, la Defensoría del Pueblo (DPE) denunció que la empresa japonesa Furukawa sometió a condiciones de esclavitud moderna a cientos de abacaleros durante 55 años. Alrededor de mil personas han sido víctimas de sus prácticas desde 1963. 

Una serie de reportajes publicados en La Barra Espaciadora y Plan V, desde el 17 de febrero, y un informe de 51 páginas emitido por esta institución, hablan de seres humanos que nacieron en los campamentos y que no saben más que ser abacaleros; analfabetos, indocumentados, mutilados; niños, niñas y adolescentes trabajadores, familias enteras sin vivienda ni salud. 

Sin embargo, el Estado no priorizó la reparación de los derechos de cada trabajador. Ordenó un cierre de 60 días y la suspensión temporal de actividades en la empresa. Dictaminó una sanción de 42.880 dólares, solo por la violación de derechos laborales de los campesinos que, desde ese momento, se sumieron en la precariedad absoluta: tener menos que nada. Nadie ha llamado a su gerente, el cónsul honorario de Noruega en Ecuador, Marcelo Almeida, para rendir declaraciones.

Ecuador es el segundo productor mundial de abacá. En 2018 exportó a EEUU, Europa y Asia 7.233 toneladas del producto, por 17,2 millones de dólares. Pero los abacaleros ecuatorianos recibían entre 200 y 300 dólares al mes, aun cuando el salario básico es de 394 dólares. Furukawa incurrió en intermediación laboral para evadir toda responsabilidad durante décadas desconociendo a cientos de agricultores que han sido su mano de obra principal.

Los 105 abacaleros que decidieron reclamar por sus derechos se han convertido en 150 y van en aumento. Exigen sus liquidaciones de acuerdo con el tiempo de trabajo en Furukawa. Algunos han dejado ahí sus vidas. En grupos de treinta o cuarenta, viajan a Quito constantemente a pesar de que para ellos conseguir 15 dólares para cubrir un día en la capital es un esfuerzo colosal. ¿Por qué los derechos humanos no son prioridad para el Estado? ¿Quiénes permitieron que esto ocurriera durante 55 años?

diegocazarbaquero@gmail.com
 

COMENTA CON EL AUTOR

diegocazarbaquero@gmail.com

Más Noticias De Opinión

El delito de instigación

| El Código Orgánico Integral Penal del Ecuador nos dice que, la persona que públicamente instigue a cometer  un delito contra una persona o institución y no pueda ser considerada legalmente como partícipe, será sancionada con una pena privativa de libertad de seis meses a dos años.

Patriotismo y patriotería

00:15 | | Indignarse entre ellos e indignar a la sociedad son los objetivos del núcleo duro antigubernamental.

Francia vuelve a rezar

00:10 | | Como dicen los teólogos: los destinos de Dios son inescrutables.

Vender humo

00:05 | | Desde los tiempos de la Roma clásica, especialmente en el campo del Derecho, está vigente la frase “venditio fumi” que, obviamente, en su traducción castellana.