Altos niveles de agresividad

MAY, 21, 2019 | 00:10 - Por SALVATORE FOTI

Salvatore Foti 

La muerte de Julio Cesar Trujillo evidenció el alto nivel de agresividad que se vive en el país. Ni a la muerte se le respeta en las redes sociales. Tuve el disgusto de leer ataques e injurias inauditas inclusive antes de su defunción. Mal gusto y a menudo verdaderas dosis de maldad que deben hacernos reflexionar, pues estamos sentados sobre una bomba de relojería que tarde o temprano va a explotar.

Otro indicio de la violencia que vive el país es la agresión sufrida por Vinicio Alvarado, alto funcionario de Rafael Correa, quien fue golpeado e insultado públicamente. La prensa también ha tenido lo suyo, pues se han cerrado medios y castigados o demandados a otros que, supuestamente, atentaron contra la honra de una que otra institución pública. Hay niveles muy altos de testosterona, pero muy bajos en neuronas.

A los periodistas ya se los tacha de correístas o anticorreístas. Parecería que nadie puede dejar de ser considerado “enemigo” político. No hay dialogo; hay intolerancia. No hay política pública, para el pueblo hay humo y circo. No hay objetividad, se van perdiendo irremediablemente los matices de izquierda y derecha. Todo y todos son o correístas  o anticorreístas. ¡Qué barbaridad! 

A esto se ha reducido la vida política del país, que es absolutamente autorreferencial y cínica. Algunos han llegado a fomentar la agresividad. Saber que empezaremos un nuevo ciclo, con nueva presidencia y nuevas comisiones en la Asamblea Nacional, deberían hacernos reflexionar sobre cuán frágil es la estabilidad política de la cual aparentemente gozamos.

Hay que empezar a poner más atención a los verdaderos problemas de la población, que necesita trabajo y estabilidad económica. Se prefiere perseguir fines muy egoístas que, más temprano que tarde, podrían llevarnos a confrontaciones como las que se están dando en otros países. 

Seguir recurriendo a la justicia para que abra investigaciones a nuestro antojo, tampoco contribuye a la tranquilidad ciudadana y menos a instrumentalizar y capitalizar a las grandes figuras que hoy no  nos acompañan. Se está inaugurando   una espiral de violencia y caos, pero nadie parece darse cuenta.


sfoti@usfq.edu.ec
 

COMENTA CON EL AUTOR

sfoti@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Impulso agropecuario

| Líderes de organizaciones de productores del campo deben exigir al Gobierno un acuerdo nacional para el sector, que contribuya a sacarlo de su dificultad.

Alimentos fumigados

| Según varias investigaciones, la mayoría de alimentos que consumimos diariamente  están contaminados por las fumigaciones con derivados del  Glifosato, químico tóxico que es utilizado para fumigar la mayoría de los sembríos, con la finalidad de protegerlos de los patógenos que  atacan a todos los productos agrícolas en su desarrollo y madurez.

¿Tomar al toro por los cuernos?

00:15 | | Pronto hará un año que el presidente Lenín Moreno envió un proyecto de Ley Anticorrupción que reposa en algún archivo de la Asamblea Nacional.

¿Asamblea Constituyente?

00:10 | | La aparente calma que vivimos en el país se debe a que nos encontramos en el ojo del huracán, y ya mismo se desatará una gran tempestad política y social que nos traerá gravísimas consecuencias.

Rechazos

00:05 | | El expresidente Correa dejó a Ecuador sin las doscientas millas de mar territorial. Las consecuencias son terribles para el desarrollo de la industria pesquera y aliento para la piratería de buques-fábricas internacionales.