Necesitamos cifras

MAY, 22, 2019 | 00:05 - Por Pablo Escandón Montenegro

Pablo Escandón Montenegro

Necesitamos conocer datos, tener números, información cuantitativa sobre los medios, sobre los contenidos, sobre las plataformas, sobre todo el sistema mediático. Desaparece la Supercom, que en su ruta de deceso estaba generando, por primera vez, información válida para el desarrollo de los medios. ¿Y ahora? No tenemos más indicadores a nivel nacional sobre derechos, sobre enlatados, sobre producción nacional.

No quiero decir que hay que revivir a la Supercom. Insisto, debemos tener datos sobre la evolución o involución de los contenidos, de los formatos, de la publicidad, de lo informativo, lo educativo y de entretenimiento en grupos de edad, en usuarios, en las plataformas y franjas horarias.

Nadie se ha preocupado de mantener una estadística para que la propia empresa mediática y la industria cultural se beneficien, para que se pueda contar con datos de alcance, visibilidad y consumo, con miras a consolidar un modelo de negocio, para innovar o para desistir de alguna iniciativa sin éxito. 

Sin datos solo se dan palos: no hay innovación en los medios y nos cambiamos a plataformas de pago, a cable o tv por satélite, porque lo nuevo son los programas de concurso: bailar, cocinar, cantar.

En Argentina, México o Brasil los entes reguladores de la política comunicacional, las universidades y los centros de investigación comparten responsabilidades para levantar información sobre lo que consumen los diversos sectores poblacionales en horas, en formas y en espacios.

Si no existe información, no hay renovación y la política pública no promueve el desarrollo de la comunicación. Si seguimos midiendo y analizando la industria creativa y cultural en los medios para reforzar un cuerpo legal o para cumplir la norma, no se potencia al sector ni se beneficia a los usuarios. 


pescandon@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

pescandon@gmail.com @pabloescand

Más Noticias De Opinión

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS