Neocolonialismo

JUN, 26, 2019 | - Por ORLANDO AMORES TERÁN

Orlando Amores Terán


El matrimonio es una institución civil destinada a legalizar la procreación y el régimen de bienes entre los contrayentes: hombre y mujer. No es un derecho general, sino una contratación "intuitu personae", cuya finalidad primordial es proteger la condición "mater" "monium", en consecuencia, su progenie. Para resguardar otros tipos de familia, homoparentales, existe otra institución jurídica: la unión de hecho, que legitima la relación entre aquellos y establece un régimen de bienes, similar a la sociedad conyugal. A esa protección tienen derecho los homosexuales.

No obstante, se ha desatado el interés por otorgarles derecho al matrimonio. Lo que está detrás del debate, no son los derechos de los homosexuales, sino el control de la población. Para ello, Naciones Unidas en 1968 convirtió en prioridad de su política exterior, el control de la población mundial, inspirados en el pensamiento de Malthus, quien expresó: "Los niños que nazcan por encima de los necesarios para mantener la población al nivel deseado deben perecer... debemos facilitar las acciones de la Naturaleza que provocan dicha mortalidad en vez de... impedirlas... si nos asusta las... hambrunas debemos... impulsar otras formas de destrucción...”

En estos tiempos, no son aceptables métodos como esterilización o castración masivas, hambruna generalizada. Por tanto, implementaron una nueva forma de pensar: que las mujeres rechacen la maternidad y el matrimonio, como una actitud "liberadora". Pero aquello no fue suficiente para la Agencia de Población de la ONU, en 1994 propuso cambiar los roles de género tradicionales, para controlar la población; entonces surgió la ideología de género. Actualmente son muchas las agencias, ONGs que imponen la agenda de género como un "anticonceptivo mundial" a través de cipayos, ubicados en altos cargos, llenos de maestrías, sin el menor escrúpulo ni sentido común, convirtiendo la ideología de género en el neocolonialismo de éste siglo, contra el que hay que rebelarse, para impedir la destrucción de los niños y la familia; sin descuidar los enjuiciamientos al innombrable y sus peones.

logcaba33@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Paz, un estado necesario

| Después de varios días de intensas manifestaciones, con episodios de caos social, jornadas de violencia, odio y temor provocados por sectores infiltrados dicho por la dirigencia indígena y el propio gobierno; nos queda mucho por reflexionar en lo político y social.

¡Nunca más!

| Los indígenas no paralizaron el país. ¡lo destruyeron! No hay que romantizar el movimiento indígena. No es lo que fue en los 80.

La encrucijada nacional

00:15 | | Los economistas se rompen la cabeza, mientras los aficionados ofrecen todo tipo de soluciones – unas creativas, otras trilladas; muchas populistas.

El Estado doblegado

00:10 | | Los ecuatorianos solemos avanzar cien pasos para luego retroceder noventa y nueve.

Ciegos

00:05 | | Los ilustradores otomanos que están a órdenes del sultán turco, en ‘Me llamo rojo’, de Orhan Pamuk, son activistas políticos, pues sus trazos, colores y formas preservan la tradición pictórica oriental y lo que dictan los preceptos religiosos de no hacer idolatría.