Sin importancia

SEP, 20, 2019 | - Por Andrés Gómez Carrión

ANDRÉS GÓMEZ CARRIÓN
 

Durante los últimos años, los hechos derivados de las relaciones internacionales en distintas latitudes del mundo eran el tema principal en la discusión pública nacional. Sin embargo, hoy parecería que el sistema global dejó de importar y hemos regresado nuestra atención a la política nacional. ¿Qué pasó?

La crisis socio-económica en Venezuela, el conflicto armado en Colombia, los problemas políticos en Argentina y Perú, los casos de corrupción en América Central, los gobiernos de ultra derecha de Brasil y Estados Unidos, la tensión entre las coreas, la situación política de la Unión Europea, la crisis en Siria, la migración en el Mediterráneo, la realidad militar en Turquía, los conflictos en el Mar Caspio, las violaciones a Derechos Humanos en países africanos, los incendios en el ‘primer mundo’ y mucho más ha quedado en el olvido de un momento para el otro sin darnos cuenta.

Una de las explicaciones para este cambio progresivo radica en la agudización de la crisis política de Ecuador. Y digo política porque la discusión pública ya no gira en torno a la economía, ni a la educación, ni a la salud, sino al manejo de las bancadas en la Asamblea, a la utilización de bienes estatales, a los nombres que entran y salen de los Ministerios. Es decir, lo intangible (realidad política de alto nivel) pasó a ser el centro de atención por encima de lo tangible (economía diaria de las personas) y esto no es casualidad.

En este punto es deber de la ciudadanía dar contestación a preguntas que parecerían básicas pero que son mucho más profundas como ¿Qué rol están jugando los medios de comunicación? ¿Cuál es la intención actual del sector mediático nacional? ¿Cuáles son los temas que le interesan al Estado central se debatan en la ciudadanía? En fin, ahí les dejo.

andresgomez_100@hotmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

andregomez_100@hotmail.com

Más Noticias De Opinión

Paz, un estado necesario

| Después de varios días de intensas manifestaciones, con episodios de caos social, jornadas de violencia, odio y temor provocados por sectores infiltrados dicho por la dirigencia indígena y el propio gobierno; nos queda mucho por reflexionar en lo político y social.

¡Nunca más!

| Los indígenas no paralizaron el país. ¡lo destruyeron! No hay que romantizar el movimiento indígena. No es lo que fue en los 80.

La encrucijada nacional

00:15 | | Los economistas se rompen la cabeza, mientras los aficionados ofrecen todo tipo de soluciones – unas creativas, otras trilladas; muchas populistas.

El Estado doblegado

00:10 | | Los ecuatorianos solemos avanzar cien pasos para luego retroceder noventa y nueve.

Ciegos

00:05 | | Los ilustradores otomanos que están a órdenes del sultán turco, en ‘Me llamo rojo’, de Orhan Pamuk, son activistas políticos, pues sus trazos, colores y formas preservan la tradición pictórica oriental y lo que dictan los preceptos religiosos de no hacer idolatría.