Secciones   /   Policial

El violador sigue libre

JUN, 05, 2020 | 13:01

PRÓFUGO. Segundo Dídimo Veliz Marquínez, se encuentra prófugo, está acusado de violar a su hijastra de 9 años de edad.

Martha Barre, de 34 años de edad, es la madre de la niña de 9 años de edad, que presuntamente fue violada por su padrastro de nombres, Segundo Dídimo Veliz Marquínez, de 63 años de edad, quien actualmente se encuentra prófugo de la justicia.

El delito sexual en contra de la menor de edad, habría ocurrido la mañana del último domingo en una humilde vivienda ubicada en el barrio ‘Salomón Tufiño’ de La Concordia, en donde habitaba Martha, con sus 3 hijos  de 17, 15, 9  años y un hijastro de 9 años de edad. 

La mujer narró a Diario La Hora, que fue precisamente el hijo del sospechoso (de 9 años de edad), quien observó a su padre abusar sexualmente de la niña, lo que contó 2 días después, a su madrasta (Martha Barre). 

Escapó

“Mi hijo de 17 años, llamó a la Policía, a los pocos minutos llegó un vehículo patrullero con algunos agentes a nuestro barrio, el violador, estaba en la casa de un cuñado de él, incluso saludó con los uniformados,  pero aprovechó que los Policías estaban haciéndoles preguntas a mi hija, para escapar por el patio trasero de la vivienda de un pariente de él”, manifestó, la madre de la afectada.

Agregó que fue cuando reclamó a los gendarmes, porque no detenían a su conviviente, principal sospechoso de la violación sexual de su hija, es que reaccionaron e ingresaron a la vivienda donde minutos antes ingresó Veliz Marquínez, quien ya no estaba, supuestamente se había escapado saltando un cerramiento posterior de dicho inmueble.

“Definitivamente, la Policía prácticamente tuvo en sus manos al violador, pero no lo detuvieron cuando pudieron, ahora ese hombre ha de estar lejos de aquí, ojalá se haga justicia y lo detengan para que pague todo el daño que hizo en contra de una inocente niña”, expresó, la indignada madre de la niña  presuntamente abusada por su padrastro.

Acudieron

Una fuente de la Policía, aclaró a este medio de comunicación, que el supuesto delito sexual, fue reportado mediante llamada telefónica, cuando habían transcurrido más de 2 días de ocurrido, por lo que ya no había flagrancia y  además cuando acudieron al sector donde estaba la presunta afectada,  ellos (la Policía), aún no poseía, ningún elemento de convicción en contra de nadie. 

EL DATO 
El examen médico practicada a la menor de edad, ratificó que si se consumó la violación sexual en su contra.